Versión clásica Versión móvil

Luis Emilio Recabarren

  | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

Texto completo

El Proletario, Tocopilla, 15/mayo/1904

  • 1 En la época, gobernador de Tocopilla

1Lleno de regocijo al saber que tendremos una hoja periódica impresa debido al esfuerzo particular de unos cuantos obreros amantes de la libertad y que renueva la labor, no puedo quedar en silencio en este presidio.

2Necesito llevar mi palabra entusiasta a los que no temen la lucha y la prosiguen con valor sin mirar sus peripecias. Bien, seguid adelante porque así encontraréis la felicidad buscada. Asimismo, quiero enviar mi palabra de agradecimiento y gratitud al Sr. Víctor Gutiérrez, recto gobernador de este departamento, que por haber tenido la feliz ocurrencia de abrir mis cartas, olvidando la prescripción terminante de la Constitución, llenando las apariencias ordenó mi prisión. Llevo 60 días privado del amor de mi hogar y del cariño de mis hermanos de sufrimientos, privado de la libertad. Estuve 40 días incomunicado. Pero de los pesares y alegrías que he experimentado aquí, he sacado un innegable provecho. Con ellos he fundido una coraza para mi corazón y cerebro que constituye un baluarte inexpugnable a los futuros ataques. Mis ideas se sienten hoy más arraigadas y profundas.

3Corazones que sufren con los martirios de una prisión, por sostener en toda su integridad la pureza del ideal, saldrán templados para seguir con más ardor la lucha por la reivindicación de los derechos del pueblo, que constituirá una era de paz, de amor infinito y justicia eterna. Si me siento estimulado con la virtud de la resignación v el valor, ya verá el señor Gutiérrez si tengo razón…………….. (trozo ilegible)… rizar la acción obrera que en aquella época llevará un sello de más energía y cohesión que ahora.

4Mis compañeros deben sentir la misma gratitud porque, en verdad, a no ser por las desgracias que nos han visitado, tal vez no nos hallaríamos tan unidos. Así Señor Gutiérrez, mientras Ud. pretende poner cerrojos a los labios y encadenar el libre ejercicio de las ideas, los corazones obreros se unen y se aman más, bajo el imperio de la común desgracia.

Salud y aburr….! (sic)
L. Emilio Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, mayo 1 de 1904

El Proletario, Tocopilla, 19/mayo/1904

5En la segunda quincena del mes de marzo, recorrieron la zona del norte dos comisiones: una compuesta de funcionarios de gobierno, con el ministro del Interior a la cabeza, llena de fasto y bombo; y la otra compuesta de dos humildes hijos del trabajo: Malaquías Concha y Artemio Gutiérrez, diputados al Congreso, en representación de los obreros demócratas de Concepción y Santiago, respectivamente ¿Qué acontecimiento motivó ese viaje aparatoso de la Comisión de gobierno?

6Vinieron a imponerse de la situación de los obreros, dijeron, alarmados por la agitación que se efectuaba, por los continuos clamores de la clase trabajadora, que eran y son ahogados por la mano de las autoridades. ¿Y los diputados demócratas a qué vinieron? Conocedores estos hombres de los sufrimientos del pueblo y del criterio con que juzgan los ricos la situación del pobre, se vieron obligados a venir para ver por sí mismos lo que iba a ver la comisión de gobierno, y apreciar la situación con el debido mérito. Ya hemos conocido en parte la opinión que se han formado ambas comisiones.

7La del gobierno dice que la situación del obrero es excelente y que sólo hay una que otra aspereza en las relaciones del obrero y el patrón, muy fácil de subsanar, para llegar a esta conclusión: “expulsando a los agitadores que hay en la zona del norte, los capitalistas podrán entenderse amigablemente con sus obreros”, y declara que no hay necesidad de legislar sobre la materia.

8La Comisión demócrata ha sabido apreciar nuestra situación, como la aprecian los trabajadores del norte, ha reconocido que vivimos en la esclavitud más odiosa, condenados a morir, como deportados del trabajo en esta Siberia Caliente, como gráficamente lo expresó don Malaquías Concha.

9Y es natural este resultado. Los demócratas estuvieron en la humilde choza del trabajador, le arrancaron de su corazón los dolores y sufrimientos que sus labios no eran capaces de expresar, estuvieron entre las diversas faenas, las palparon y apreciaron sus condiciones. Los señores aristócratas visitaron las administraciones relumbrantes y oyeron sólo la voz de los patrones y la de los infelices trabajadores llevados aleccionados por los mismos patrones. Escucharon las falsedades con que negaban su acción y si algunos trabajadores tuvieron la audacia de llegar hasta la Comisión a exponer la verdad de sus dolencias y malestar, los patrones lo clasificaban del número de los agitadores que exageraban la real situación.

10Las Cámaras inician sus funciones el 1 de junio entrante. Allí se oirá la opinión de ambas comisiones, será una lucha de discusiones provechosas. El país oirá a ambas comisiones y será el juez inexorable. Ahora cabe reflexionar ¿cómo fue posible obtener y conseguir que el gobierno, proverbialmente sordo a los clamores del pueblo, diese el paso dado?

11¡Ah! Es que la agitación de Taltal, Chañaral, Iquique, Tocopilla, Antofagasta, repercutió entre los obreros de Santiago y Valparaíso que llamaron al gobierno su atención, pero no era suficiente aún. La prensa proletaria de Tocopilla hubo de levantar el tono de sus amenazas y sus quejas, tan alto que su eco fue reproducido y comentado arbitrariamente por la prensa mercenaria que pedía la guillotina para nosotros. La burguesía ebria de placeres tembló entonces ante nuestros ayes de dolor, y vino acá. Que nosotros los protagonistas de esta gran cruzada, hemos sido el blanco de las implacables persecuciones ¡No importa!

12El viaje de aristócratas y demócratas a esta región tiene que producir ineludiblemente en poco más, un buen resultado para toda la clase trabajadora del norte y quizás del país entero. Sufríamos los dolores propios y los ajenos, éramos y somos víctimas de la explotación capitalista y opresión autoritaria; ese inmenso dolor comprimido tanto tiempo estalló en una queja formidable y amenazante, expresados gráficamente en nuestras columnas, y el hacha de la autoridad cayó sobre nuestras cabezas, vimos la sangre y la cárcel. Nuestro ¡Ay! fue estridente.

13Hemos sufrido mucho, pero hoy tenemos más esperanzas que antes de que venga el remedio a este mal que no es incurable. Estamos, entonces, satisfechos de nuestra obra. Nuestra agitación trajo acá esas comisiones. Veremos su trabajo. Y si este paso dado no trae resultados benéficos para el trabajador, estudiaremos otra táctica y daremos otra campaña con carácter decisivo. Señores burgueses, meditad. El pueblo es como la pólvora. Le habéis visto tranquilo en sus faenas, pero en el corazón lleva un fulminante. La pólvora sin fuego no arde, ni amenaza. Estalla de improviso.

Luis Emilio Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, mayo 17 de 1904

El Proletario, Tocopilla, 2/junio/1904

14No voy a negar el genial talento, tan mal empleado, de este hombre salido de las filas de los tipógrafos de Colombia para recorrer el mundo ofreciendo en el mercado el producto de su cerebro, por un plato de lentejas, sino quiero mostrar al país la condición por la que hoy atraviesa.

15En primer lugar debo decir que la mayor parte de los cronistas, redactores y reporteros de los diarios burgueses, viven en peores condiciones que nosotros, los trabajadores, porque ganan jornales hasta de veinte pesos y se les obliga a bastante decencia. Esto lo digo porque me consta y lo he visto en casi todos los diarios de Santiago y Valparaíso.

16Juan Coronel llegó a Chile a ofrecer el servicio de su pluma al que le diese que comer, sin tomar en cuenta que el color del diario fuese negro o blanco. Recorrió, se puede decir, todos los diarios de Santiago, un día con radicales, otro con balmacedistas, después con liberales, así vendió su luma al que pagaba sus servicios. Desde las columnas de toda esa prensa atacó a la clase obrera, a la cual él había pertenecido, y condenó hasta pedir la camisa de fuerza a los obreros que con más entereza luchan en pro de la educación proletaria como medio de llegar a la emancipación económica y social.

17Como Juan Coronel hay muchos jóvenes que por su condición social debieran hacer causa común con el proletariado en marcha a la conquista de los derechos del hombre. Como Juan Coronel, muchos jóvenes venden su pluma a la burguesía dominante, en la expectativa de un ascenso, pero no se fijan que como nosotros son explotados y oprimidos por sus patrones, y sin embargo nos atacan rudamente.

18Juan Coronel puso, durante más de cinco años que escribe en Chile, su bien cortada pluma al servicio de la burguesía gobernante, en forma de lacayo de palacio, obedeciendo y halagando las pasiones de sus patrones, que lo explotaban, con perjuicio de la clase trabajadora. Hoy, que Juan Coronel posa el lecho de una gran desgracia, sus patrones tocan las campanas de la humillante caridad, piden limosna pública en todo el país para socorrerlo en esa crisis dolorosa de su vida y llaman al pueblo, que es su víctima, en su auxilio.

19¡Qué contraste y qué ejemplo! Bonito porvenir le espera a tanta juventud pobre que ha puesto en almoneda su luma para insultarnos y no razonar.

20Tiempo es todavía que esas plumas proletarias, al servicio de la burguesía, reflexionen sobre la afinidad que hay entre ellos y nosotros. Es preferible que recurran al consejo o a la enseñanza, antes de atacarnos e insultarnos. Por nuestra parte, no hemos de rehuir a los proletarios cultos y elevados. Pero que no volvamos a presenciar otro caso de pedir la limosna pública para un escritor que condenó las iniciativas nobles del pueblo. Los burgueses tienen mucho dinero y pudieran darlo sin pedirlo a sus víctimas.

Luis Emilio Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, junio 10 de 1904

El Proletario, Tocopilla, 5/junio/1904

21Tocopilla, junio 1 de 1904

22Señor Presidente Corte Tacna

23TACNA

24Suplico se remita Corte Suprema el recurso de hecho sobre incompetencia del juzgado de Tocopilla para conocer proceso atentado orden público y por el cual me encuentro preso. Pido también se remita el informe del Ministro Visitador Quirell en que expone que la causa es de imprenta y sólo se ha seguido proceso atentado orden público por acatar órdenes Ministro Interior Besa.

Luis Emilio Recabarren S.
Tocopilla, junio 3 de 1904

25SEÑOR
Presidente Corte Suprema
SANTIAGO

26En recurso queja deducido contra Corte Tacna, pido se ordene a la Corte remita el recurso de hecho por incompetencia juzgado Tocopilla para conocer el delito imprenta. También remita informe expedido por Ministro Visitador Quirell, en que expresa que se trata de delitos de imprenta y que sólo se ha deducido proceso por atentado orden público por acatar órdenes del Ministro del Interior, señor Besa. Juez Tocopilla me decreta incomunicado cuando le da gusto y gana, por obedecer órdenes empresas salitreras.

Luis Emilio Recabarren S.

Red Polarized STEAMROLLER Wild Pink Cola IEEfw7

El Proletario, Tocopilla, 5/junio/1904

27La administración pasada del Municipio, dejó como recuerdo las arcas vacías, por robos a la vista, por lo cual un ex tesorero municipal purga su delito en la cárcel, y además, el pueblo inmundo, desaseado, y el descontento entre la gente seria de la población y la decepción entre los electores.

28Esa administración era totalmente formada por los balmacedistas, correligionarios de nuestro amado gobernador y enemigos sempiternos de la clase pobre, como se ha visto, con muy honrosas excepciones. La actual administración, es decir, la mayoría de los municipales que administran los intereses locales, tomó posesión de sus cargos en una situación difícil, como hemos dicho, sin dinero y con una deuda de veinte mil pesos y todos los servicios en un completo desorden. La actual administración lleva un año de trabajo y Tocopilla está completamente transformada, de un basural que era, en poder de los correligionarios del muy amado don Víctor; en un pequeño Edén, que promete mejorarse mucho más en los años que le restan a la actual mayoría. Ahora tenemos: plaza, veredas, ornato, aseo, carritos urbanos, servicio de higiene de comestibles bien atendido para la salud pública, las calles arregladas en su mayor parte, etc. y pagadas totalmente las trampas y despilfarros de la pasada administración balmacedísta o liberal democrática, como se hacen llamar.

29Se ha empezado a demoler los focos de epidemias, llamados ranchos, en homenaje a la cultura; pero ésta, como toda buena obra, ha encontrado ciertos obstáculos de parte de la “gente mala” que ya el pueblo conoce muy bien y que no es necesario personificar. También hay ahora una planta de empleados, pocos, pero buenos que atienden con conciencia sus deberes en bien del pueblo a quien sirven.

30Esta es, bosquejada rápidamente, la labor empezada por el actual municipio, a la que han colaborado muchos vecinos que han hecho nuevos edificios o reformado otros. Con estas obras a la vista e innegables, los habitantes sabrán distinguir quienes han servido mejor, si los municipios de ayer o los de hoy. Estos buenos servidores es necesario que sus nombres se conozcan, ellos son:

31Doctor Luis Vergara Flores, primer alcalde
Víctor M. Molina, segundo alcalde
Germán Olivares, regidor
Maximiliano Pizarro, regidor
J. Moisés Aguirre, regidor
Este mismo municipio es el que ha reconocido como buena la obra y existencia de la Mancomunal, tan perseguida por las otras autoridades. El doctor Vergara Flores, que lleva el timón de esa nave, con el aplauso de todos, es un buen servidor público, por lo tanto un hombre bueno y apreciable y no malo y jesuita como me lo dijo a mí cierta autoridad superior de este pueblo. Ya hemos esbozado lo que es y promete ser Tocopilla en manos de la actual mayoría municipal. La minoría que ha pretendido obstaculizar tan buenas obras, es el resto de la pasada mayoría.

Green STEAMROLLER Black Roller Polarized Sand qqAR1

32Ahora, preguntamos ¿qué ha hecho por su parte el gobernador balmacedista en bien del pueblo? ¿cuál es el adelanto que se ve por su obra o iniciativa propia? Ningún bien ha hecho; pero en cambio, ha hecho todo el mal posible a la clase pobre que es la que fabrica la riqueza pública y particular de este muy rico departamento. Ha pretendido destruir la Sociedad Mancomunal por sus actos de beneficencia, cien veces mejores que la tal beneficencia que él preside en este puerto, que a nadie beneficia debidamente, y ha perturbado la tranquilidad pública. Ni trabaja él, ni deja trabajar a los demás en bien del pueblo, he ahí la verdad, que es necesario decirla, al menos es mi opinión y sentiría muchísimo que nuestro muy amado gobernador se enojara por esta verdad.

33La clase pobre de Tocopilla, ¡oh! sarcasmo, le da al fisco de Chile más de diez millones de pesos al año para satisfacer la lujuria de los ricos de la capital, cuando a lo menos la mitad de ese dinero debiera quedar aquí para el progreso del pueblo que lo produce y abaratamiento de la vida local.

Luis Emilio Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, junio 4 de 1904

El Proletario, Tocopilla, 19/junio/1904

34El pueblo vive oprimido y sufre persecuciones odiosas que lo hacen quejarse amargamente muchas veces. En algunas ocasiones se ha convulsionado hasta el extremo de comprometer la paz pública, siempre impulsado por el hambre, y por la necesidad de mejorar la situación de su hogar. La prensa de los ricos ha salido entonces diciendo: “acudan a la justicia o a los poderes públicos en demanda de protección por los medios que las leyes les franquean y si lo hacen en forma correcta, serán oídos y atendidos”. O, lo que es lo mismo decir: “acuéstense a dormir a ver si en el sueño encuentran el alivio a sus pesares, porque aquí no hay lo que Uds. quieren”.

35Sin embargo, durante los últimos cincuenta años, las clases trabajadoras han dirigido a las autoridades tantas peticiones justas, que con el papel empleado en ellas habría para erigir una pirámide egipcia que conmemorara la indolencia gubernativa, pues, ningún caso ha sido debidamente atendido. Siempre hemos recibido calmantes y narcóticos. Y ahora cabe decir que ya estamos cansados de engaños. De modo que ya no hay ni confianza ni crédito en las palabras de los burgueses que gobiernan.

36Ahora es el mismo gobierno, la misma autoridad, la misma justicia (¿?) la encargada de expoliar y perseguir a las clases pobres que, habiendo suplicado medio siglo más humanidad, hoy, convencida de que nadie le oye, marcha a ocupar el puesto que le corresponde en el concierto humano. Y cuidado, que esa marcha no puede detenerse porque será ponerle diques al torrente.

37En Tocopilla, está patente, a la vista, el descaro del gobierno, que ampara ya cinco meses la audacia de las autoridades locales para perseguir a los trabajadores. En la justicia de este pueblo, no hay nada que esperar. El prevaricato es su norma; el atropello a la ley, su arma; la venganza en el roto, su divisa. Creíamos -inocentes de nosotros- que la Corte de Tacna conservaría amor a la ley, que allí había jueces, que se procedería en justicia para mantener el respeto y prestigio a la magistratura. Mas, muy temprano vino a nosotros el desengaño. En la Corte de Tacna no hay jueces, sino hombres vulgares, en cuyos corazones se anima exceso de odio a nosotros porque somos pobres y pretendemos, mejoramiento. He ahí la verdad. Hemos, pues, acudido, conforme a los consejos burgueses, buscando justicia, de poder en poder y en cinco meses sólo hemos conseguido gastar cerca de tres mil pesos en gastos de defensa para obtener nuevos insultos y nuevos desengaños.

38¿Qué hacemos ahora? Prensa burguesa y autoridades, que siempre tenéis la dosis de narcótico para el pueblo, ¡responded! ¿Qué hacemos ahora? Ya hemos hecho todo lo apetecible, hemos recurrido a todos los poderes de la nación, hemos escalado los altos tribunales de la justicia, hemos dado nuestra defensa a un jurisconsulto de nota y llevamos gastado un platal, para obtener mayores desengaños.

39Hemos sido hidalgos, generosos, no queremos arrastraros al abismo a traición. Todavía es tiempo de recapacitar y encarrilar la justicia.

Luis Emilio Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla, 3 julio 1904

40Compañero Jacobo Vergara
Presente
Mi muy amigo y consocio:

41Desde mi llegada a este puerto he oído y ponderar el entusiasmo del gremio de lancheros, porque ellos fueron los iniciadores de la Mancomunal, fueron de los primeros que la modelaron y le dieron vida, con el concurso, por cierto, de los demás trabajadores. Eso ha demostrado que en el generoso corazón del trabajador lanchero se despertaron los sagrados sentimientos de la libertad, porque quizás sintieron en aquella época más dura la cadena de la opresión. Esos lancheros, operarios del socialismo en Tocopilla, construyeron los cimientos de un edificio socialista cuya magnitud no soñaron quizás llegaría al desarrollo que hoy se presenta, con gran regocijo de todos los trabajadores del país que hoy admiran los progresos sociales de Tocopilla. A los lancheros, pues, les toca mucha y gran parte, experimentar la satisfacción de una victoria social que nadie pensó.

42Se decía en el alba del nacimiento de nuestra Mancomunal, lo que se dice de un niño que nace enfermo y raquítico, que su vida sería la vida de las rosas: sociedad nacida, condenada a morir en pañales ¿Y qué fue lo que pasó? Que los chunchos agoreros, fueron los que encontraron la tumba del frío desprecio de la opinión pública, mientras la Sociedad Mancomunal encontró vida y desarrollo asombroso, porque fue alimentada con ideales de justicia y razón, posibles y realizables. La unión de los trabajadores en Tocopilla, fue la lucha sana y pura que animó la existencia de los primeros días de esta Sociedad, hoy respetable y poderosa.

43La persecución autoritaria, desvergonzada y cínica, nos dio la cohesión, y nos unimos y nos abrazamos como para defendernos de una fiera feroz que nos amenazaba a todos. La sangre vertida el 7 de marzo inolvidable, fue el lacre derretido que selló para siempre y de un modo indestructible, nuestra amistad unida por la abnegación y el sacrificio común, fue bálsamo sacrosanto que abonó la tierra donde germina con más vigor la semilla del socialismo revolucionario que ha de salvar de la mina a donde la destinan los burgueses, a las generaciones que vienen en pos de nosotros sin otro porvenir que el que nuestros pobres esfuerzos les preparan. Hoy vemos una Sociedad vigorosa y lozana que ha resistido los traidores golpes del capital gobernante, que ha mirado sonriente el desfile amenazante de buques, caballos, rifles, soldados y sables con que pretendía destruimos esa burguesía putrefacta, bamboleante en el lodo de la inmoralidad en que pernocta y vive. Todo lo hemos resistido con entereza. Nadie vaciló. El triunfo fue nuestro. El gremio de lancheros que lanzó el primer grito, que dio el primer paso, que puso primero su pecho a la metralleta del capital, debe sentir en su alma el regocijo de una aspiración realizada. Al contemplar esta obra ya indestructible, me atrevo a preguntar, compañero Vergara, ¿por qué razón los lancheros se vieron resueltos a empezar esta obra tan avanzada ya en su construcción? ¿Qué circunstancia obligó al elemento trabajador a unirse y organizarse bajo una sola aspiración? ¿El puro gusto de formar parte de una Sociedad poderosa?

44¡Ah!, mi querido amigo, es que el despotismo y la tiranía terrible del capital gobernante, trituraba sin compasión las carnes doloridas del humilde trabajador que en la agonía de ese dolor lanzó el grito angustiado que dio vida a nuestra Sociedad. Es que las fatigas de un trabajo abrumador y mal pagado, empujaron a los lancheros al camino de la lucha para encontrar o la muerte, o el pan necesario y el descanso indispensable. Es que las miserias de sus hogares los horrorizaban y creyeron que en la unión colectiva del elemento trabajador encontrarían el remedio a sus males. Es que comprendieron que el sufrir del obrero no puede ser eterno y necesita tener fin y un fin cercano. Por todo esto y mucho más se unieron los lancheros y juntos con otros trabajadores concibieron esta Sociedad, que algunos beneficios ha reportado ya a la generalidad de los trabajadores.

45¿Será necesario, compañero Vergara, que cite aquí esos beneficios? ¡No! Todos y cada uno de los trabajadores son testigos del bien que produce la Mancomunal. La prueba es que diariamente acuden nuevos soldados a nuestras filas. Y esas causas que animó a los lancheros a luchar hace dos años ¿han desaparecido?, ¿tienen ya todas las comodidades? ¿son felices?, ¿se han mejorado ellos y todos sus compañeros?, ¿está todo el gremio unido?, ¿siguen luchando los lancheros con el entusiasmo que debe vivir en cada corazón, en cada ser, en cada alma?

46No, mi amigo, casi nada de eso hay todavía; tomando en consideración el objeto de nuestra obra, muy poco se ha hecho aún. De modo que los lancheros no deben sentar plaza en las reservas sedentarias, deben ocupar su puesto en las vanguardias libertadoras, dando ejemplo de valor, de arrojo, luchando con denuedo.

47Si en las diarias faenas son conductores de embarcaciones, cargadores de fortunas ajenas, vengan al océano social, conduzcan nuestra barca llena de soldados noveles, carguen el pendón rojo de la divisa y cual hábiles pilotos, guíenos en ese proceloso mar que sabéis domar. ¡Arriba, pues, lancheros! a luchar por la vida, vuestra es la acción. Compañero Vergara, a la cabeza sin temor.

Luis Emilio Recabarren S.

E1 Proletario, Tocopilla, 10/julio/1904

48Compañero de EL PROLETARIO:

49Por medio de sus columnas quiero hacer conocer al pueblo, que a mis verdugos no les basta tenerme encarcelado ilegalmente, cometiendo un crimen con mi persona, sino que me hostilizan de mil maneras en forma cada día más odiosa y despótica. Es el caso que el gobernador tiene aquí un agente que le sirve de brazo derecho para cometer sus pilatunas, un tal Marcos Pastenes, que es el verdadero tipo del verdugo depravado y único, y que no deja pasar ocasión o motivo para hacerme amarga la vida en esta prisión en los días que a él le toca la guardia. Sería largo exponer los medios que emplea para hostilizarme y por eso no los estampo aquí.

50Al hacer público estos abusos que conmigo se cometen, no pretendo pedir a nadie que corrija esto porque serían palabras perdidas, sólo me queda la satisfacción de darlo a conocer para que la gente honrada castigue con el desprecio y el anatema a estos verdugos jesuitas de doble cara. La gente digna estima como castigo el desprecio.

51No había publicado antes esto para que no se dijera que lo hacía por venganza, pero ya no puedo soportar más. Quiero hacer público, además, que habiéndose prohibido el tormento de la barra, por orden del gobernador, aquí sigue el verdugo Pastenes colocando reos en la barra sin motivo alguno y sólo por su espíritu de verdugo.

Luis Emilio Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, julio 14 de 1904

El Proletario, Tocopilla 17/julio/1904

52Pongo en conocimiento que, con esta fecha, he remitido a don Juan Rafael Allende la suma de ciento sesenta y siete pesos ochenta centavos que corresponden: a la lista comp. B.M., de 95 pesos; a la lista P.C., de Santa Isabel, 52,20 centavos; y 16.60, que yo recogí en Tocopilla. No pude remitir antes este dinero, primero, a que pasé cuarenta días incomunicado y después, que las dos primeras listas estaban en la sala de la imprenta, que fue donde se efectuó el saqueo ordenado por el gobierno y los originales de las listas se extraviaron y sólo últimamente aparecieron. Doy la presente para salvar mi responsabilidad y para satisfacción de los interesados. El recibo de este dinero vendrá a vuelta de correo.

Luis Emilio Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, julio 14 de 1904

El Proletario, Tocopilla, 23/ julio/ 1904

53Nos es grato exponer que el progreso rapidísimo que hoy se nota en las filas sociales es tan hermoso como halagador. No es una sola la Mancomunal que hoy se encuentra en buen pie, son todas; de Iquique a Valdivia se ve inusitado movimiento obrero, un engrosar de filas, un entusiasmo que maravilla. Los trabajadores de Iquique, Pisagua, Tocopilla, Antofagasta, Taltal, Chañaral, Coquimbo, Valparaíso, Santiago, Coronel, Valdivia, y otros pueblos, dan hoy la nota altisonante de la decisión para engrosar las filas socialistas y desafiar el egoísmo burgués, con las virtudes proletarias.

54Día por día se organizan nuevos gremios, nuevas secciones, son reclutas que llegan a tomar las armas del derecho para la conquista de la justicia. En Tocopilla, donde aún hoy día se ejerce la opresión y el despotismo sin tregua, cada mes se ve en las planillas de recaudación un nuevo centenar de socios nuevos. Es el sublime despertar que avanza omnipotente. Donde se despide a un trabajador por mancomunal, brotan cientos, pecho al frente, como desafiando a los infames que quitan el pan para matar una santa idea; donde se encarcela un trabajador por tener la audacia de decir las verdades y educar a los que no saben, se presentan miles dispuestos a caer en el sacrificio para mantener sin mácula la pureza de las doctrinas económicas que hoy son el norte de las luchas obreras en Chile y en el mundo entero.

55Las clases proletarias no luchan hoy por utopías o por ideales imposibles, como pretenden sostenerlo los burgueses que, en su egoísmo corrompido, niegan al pobre la justicia que reclama.

56Querer mejores alimentos y más.

57Querer habitaciones higiénicas y decentes.

58Querer salarios suficientes para las necesidades del hogar.

59Querer descanso suficiente para no suicidarse paulatinamente.

60Querer educación, ciencia, luz, honradez, dignidad para aspirar a una felicidad común, no es aspirar por utopías, es sólo aspirar a la justicia verdadera.

61Esto es lo que queremos.

62Por imponer esto batallaremos, derramaremos sangre, rendiremos la vida, si la ignorancia, si la torpeza, si el egoísmo de los satisfechos se opone por la fuerza bruta, único baluarte tras donde se defienden, ya que la razón nunca les acompaña. No buscamos imposibles y por esto es que ya se agrupan los proletarios por legiones poderosas para educarse, para abandonar los vicios que han detenido la marcha obrera.

63Adelante, pues.

Luis Emilio Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, julio 21 de 1904

El Proletario, Tocopilla, 23/julio/1904

64La principal y más odiosa persecución que hoy sufrimos los trabajadores, es la persecución del gobierno del país, porque las autoridades son representantes del gobierno al cual están subordinadas. El por qué de esta persecución, no sabemos explicarnos, pues es público que nuestros actos sociales jamás han perturbado la paz pública, ni nunca nuestra actitud ha sido de amenaza. Constituimos una Sociedad de beneficencia que a la vez que favorece al fisco proporcionándole economías, da a los trabajadores tantos efectivos beneficios que, indudablemente, éstos, por muy ciegos que sean, los ven, y no trepidan en incorporarse a las filas mancomunales dispuestos a correr la negra suerte que nos deparan las autoridades, representantes del gobierno central del país.

65La agrupación de grandes capitales por el concurso de muchos hombres, es sin duda el medio más favorable y eficaz para proporcionar al obrero su bienestar y abrirle un porvenir con verdaderas mejorías. Cuando no existía la Mancomunal en Tocopilla, los trabajadores vivían en un tristísimo abandono. Hoy el trabajador que se malogra en la faena o que el clima o exceso de trabajo lo enferma, recibe todas las atenciones que son posibles, a los recursos de que hoy se puede disponer. La mayoría de los enfermos, hasta la fecha, hacen un gasto, dos, tres y hasta diez o más veces superior a la cantidad de dinero que han pagado a la caja de la Sociedad. Esto se llama socorro mutuo, todos para uno… Es una virtud hermosa y esta virtud es la que los burgueses y sus autoridades quieren matar, porque no les gusta que el trabajador se ame mutuamente.

66Pero como los ideales de unión y de protección mutua no son ideales imposibles y nadie tiene derecho a perturbarlos, nosotros los interesados en unirnos, debemos vencer, a cualquier precio, la intrusión del gobierno, que es una intrusión criminal, porque recurre a los medios coercitivos de que dispone para exterminar por la fuerza bruta los ideales de asociación, de beneficencia y de instrucción moral y culta que propagamos los obreros. La Mancomunal de Tocopilla, pierde, con la persecución del gobierno, más de diez mil pesos, en el corto período de seis meses. Esa pérdida es un robo hecho por el gobierno a la caja social. Robo en el cual se han beneficiado esa plaga de individuos que pululan en los juzgados. Robo hecho descaradamente a los bolsillos de los pobres trabajadores.

67El gobierno central es directamente responsable de todo esto, porque teniendo facultades eficaces e inmediatas, ha tolerado y amparado la obra criminal, sin nombre, de unos cuantos hombres corrompidos que, hechos autoridades, han pretendido pisotear las virtudes de todo un pueblo sano que se congregaba bajo la bandera mancomunal para educarse, cultivarse, civilizarse, es decir, proporcionándose por sí mismo la ilustración que le niega el gobierno y la llamada sociedad Denunciamos a gritos esa obra criminal, y las autoridades engañaron al gobierno, que siempre se deja engañar.

68La persecución prosiguió, mas, el pueblo respondió uniéndose más y más. Sigamos por este camino, queridos hermanos del trabajo, la unión es la única arma que nos pondrá más tarde a cubierto de todas las infamias.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, julio de 1904

El Proletario, Tocopilla, 30/julio/1904

69Acaba de aparecer un elegante folleto de 80 páginas, con el título que lleva este párrafo: Palabras de un mendigo

70Quisiera hacer un artículo de reclame digno de la obra de que se trata. Mas, no cabría dentro de las columnas de un periódico tan pequeño como el nuestro. Su autor, don Luis Vergara Flores, el Volney chileno, como me place llamarlo en este momento, se ha colocado sabiamente sobre las ruinas de la presente sociedad, que marcha decrépita al abismo de la desaparición, empujada por la sociedad acrática que nace en la cuna del sacrificio; y sobre esas ruinas ha escrito su libro. Por esta razón, es una crítica fina de la sociedad actual, llena de poesía en cuanto al estilo, en cuanto a la redacción. Pero lleva en su seno la prosa del acicate que descarna la llaga que debe curarse.

71¡Oh!, si la democracia consciente arrojara lejos de sí, con franqueza y energía, el yugo de los prejuicios, mi pueblo querido, otra sería tu suerte. Palabras de un mendigo, es un libro que debe ser leído por todos los proletarios, especialmente por los que aman de veras la redención del pueblo y por los periodistas obreros. Parece que la intención del autor está inclinada a advertir a nuestros enemigos el peligro que gravita ya en sus cabezas y a ilustrarlos sobre la pureza y la razón presente del socialismo acrático.

72La obra será en sumo grado provechosa para los intelectuales, que ojalá todos la adquirieran, como una joya del ideal social. Hay en ella pasajes que entusiasman, que ilustran y que indignan al constatar las verdades que se desnudan en su lectura. Al Dios Pueblo como lo llama nuestro Volney, le aconseja apoderarse del arma poderosa de la ilustración, con estas frases:

73“Esa arma es el libro, la palabra escrita, la instrucción. ¡Ay de los tiranos el día en que tú, oh gran patria de la colmena social, poseas esa arma que derribará tronos, que hará rodar las vanidades del agiotista desenfrenado y que dará a cada cual lo que le pertenece…!” (p.12)

74Pero como esta arma tardará siglos en llegar con toda su amplitud a las manos del pueblo, y en este intermedio proseguirá siendo la carne de explotación, la fuente de muchas lágrimas y miserias, es que no estoy de acuerdo cuando dice:

75“Dejemos que esta máquina desvencijada y sin aceite rechine todavía, hasta que su rodaje se interrumpa de un modo natural, sin precipitaciones, sin delirios juveniles” (p.74)

76No podemos esperar que esa máquina se pare sola; pues, los que manejan su tosco manubrio, le aplicarán inyecciones y lavativas para mantener aun cuando sea artificialmente, su rodaje… “Yo voy hacia la luz como las tenues y brillantes mariposas y quiero morir en ella abrazado de amor, de entusiasmo y de energía”.

77Proletarios, leed, leed Palabras de un mendigo.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, julio 28 de 1904

El Proletario, Tocopilla, 10/septiembre/1904

78Son muy halagadoras las noticias que nos llegan de Valdivia. Nuestros compañeros de trabajo de aquél puerto han levantado la frente con un noble entusiasmo y se unen apresuradamente bajo la bandera del trabajo, enarbolada por la naciente Mancomunal. ¡Ah!, parece que las brisas cariñosas del amor y de la fraternidad obrera soplan hoy en donde quiera que haya trabajadores explotados. Las viejas rencillas, los odios de los esclavos, van pasando con el tiempo a los abismos de la nada.

79La Mancomunal de Valdivia cuenta ya con seis gremios organizados perfectamente: mecánicos, curtidores, zapateros, carpinteros y dos gremios más que aún ignoramos el ramo. Es posible que ya cuente con una imprenta propia, de modo que no será extraño que en estos días aparezca un periódico nuevo de aquella nueva Mancomunal.

80Que grande y que pujante va siendo ya esta ola obrera que trae enarbolada una bandera donde se lee la palabra justicia como un emblema, como un símbolo en que se encierra el ideal completo de nuestras sanas aspiraciones. Justicia, sólo queremos justicia para todos. Fundada el 13 de abril último, entre la común indiferencia de los obreros, encontró como todas la mancomunales, una espontánea aceptación y los oprimidos corrieron a sus filas, como los niños en peligro corren al regazo de la madre. Allá en Valdivia, como acá en el norte, nuestros hermanos son parias de patrones extranjeros, alemanes e ingleses en su mayor parte, que estrujan todo el jugo del producto de las manos obreras. Pero tan grande y pujante va siendo ya esta inmensa ola obrera que pronto destruiremos esa ambición desenfrenada del capitalismo cosmopolita.

81Amigos, hermanos de Valdivia ¡proseguid sin desmayo, el mañana es nuestro!

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla, 24/septiembre/1904

82La Mancomunal es hoy el árbol secular del socialismo moderno chileno, donde se consultan prácticamente las medidas inmediatas que benefician a los trabajadores que se asocian. Hace tres años que se fundó la de Iquique, la primera, la madre quizás de las que le sucedieron. En este corto período, que pertenece todo a la administración Riesco con su famosa alianza liberal, y que para los trabajadores ha constituido la época del terror, la Mancomunal se ha desarrollado con un asombroso progreso. Tres años de persecución han dado como fruto el florecimiento de 14 mancomunales, que hoy presentan una vida hermosa y fecunda.

83Al calor de la reciente persecución del gobierno liberal, han nacido las de Chañaral, Valdivia, Santiago, Valparaíso, Viña del Mar y Coquimbo, fundadas entre 1903 y 1904. En ese puerto de Coquimbo, tan pequeño y que se creía tan pobre de intelectualidad obrera, donde habían fracasado varias tentativas para enarbolar el pendón de la Mancomunal, ha despertado el entusiasmo imponente, nervioso y viril, al calor de los últimos sucesos. El 6 de mayo último, se firmaba por 115 trabajadores el acta de constitución de la nueva Mancomunal y así se agregaba una columna más a este ya vasto templo del socialismo chileno. Un mes después, el 4 de junio nacía lo que sería su mejor palanca de acción, el periódico EL TRABAJO que vino a servir sus intereses y a propagar las doctrinas que educan a la clase obrera en las ideas de su propia emancipación.

84Y aquí empezaron a aparecer inteligencias hasta ayer ocultas y que dan a la lucha social a la vez que energía, la suficiente cohesión por su propaganda moralizadora. El periódico EL TRABAJO editado por Simón Rojas Rodríguez, se desarrolla dentro de los modernos ideales del periodismo proletario, apartando de sus columnas todo aquello de añejo que pueda atar a los pobres al carro del capitalismo opresor. Colabora en tan noble tarea Benjamín Barrios G., una pluma empapada en el amor a la moral y que bajo esta égida tiende a unir en un conciliador abrazo a todos los que de abajo luchan para emanciparse en este mar de corrupciones. Cuenta con un directorio entusiasta que no se da un momento de reposo, que ha logrado en 5 meses que lleva de labor, quintuplicar las fuerzas sociales. Así, el puerto de Coquimbo ayer muerto, alejado, frío ante el movimiento emancipador, entra a la línea de acción febril y entusiasta. Últimamente llega a su lado un antiguo y avezado luchador, Eduardo Gentoso, que lleva un bagaje de experiencia e ilustración unido a la actividad que pronto se hará sentir entre aquellos amigos. Sigan adelante y felices en la lucha.

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla, 8/octubre/1904

Del Erial de la vida brotó el germinal de la idea. Emile Zola

85El pasado envuelto en la sangrienta bandera del despotismo está agonizante. El último cañón que aún masacra carne obrera señala calmado el estercolero de las desgracias populares. Chorrea lágrimas de sangre. ¡Sublevados!… Las bestias humanas de ayer quieren ser hombres. En medio de su ignorancia sienten la indignación en el alma cuando el látigo de la bestia dorada cruza su rostro quemado por el sol. ¡Sublevados!… Siete mil hombres, -mal digo- siete mil bestias de carga se dieron cita en la llanura árida y candente de las pampas del salitre en la región del Toco. Llevaban rojas banderas. ¿A qué iban allí?

86Dos obreros se abrazaron bajo el arco que formaban las banderas de la rebelión, en representación de sus siete mil hermanos, y allí, como en el dintel de una nueva vida, llenos de ternura en el alma y fuego en el corazón han jurado: ¡Ser hombres o morir!

87¿Para qué queremos la vida en calidad de bestias? ¿Para qué como esclavos? Sublevados, han gritado siete mil corazones, como último desafío a la sociedad corrupta que ya muere: ¡Ser hombres o morir!

88Es el germinal anunciado que brota fecundo, regado por sangre obrera en el terreno de las ideas que se abona con los jirones de la carne que masacra el cañón de la burguesía agónica. Bien predijo Emilio Zola que en las primeras décadas del presente siglo la sociedad burguesa sufriría profundas grietas que harían vacilar sus cimientos corrompidos por el lodo. Tocopilla y Toco fueron tomados militarmente. En el puerto, dos poderosos buques de guerra, en el interior, a lo menos 500 soldados dispuestos quizás a asesinar a sus hermanos. Caballos y cañones fueron llevados al sitio de la huelga.

89Los pasados días hemos visto reproducirse en Tocopilla ese siniestro desfile a las puertas de Sedam. Cuidado, señores capitalistas y autoridades complacientes y débiles, que si los soldados están bien amunicionados, los trabajadores son más, y la obra de Berthelet, de Wurtz y de E Moisan, no será estéril, y ante el grito de la canalla que pretende aplastar, puede surgir más potente la voz de la química. Todo ese aparato bélico, infame y tonto, no es otra cosa que obra de la impotencia y de la maldad. De la impotencia intelectual y moral de la burguesía, incapaz de justicia y altruismo. De la maldad porque esta huelga ha sido madurada y provocada por los miserables verdugos del pueblo que no se satisfacen jamás de chuparle su savia y su vida. Era la sombra de Víctor Gutiérrez, que desde Santiago manejaba los hilos de los fantoches que aquí secundan su obra con el objeto de someter a los obreros a la más cruel esclavitud, destruir la Mancomunal, presentar a los trabajadores de esta región como excesivamente peligrosos y justificarse él como un hombre previsor, velando por la tranquilidad social.

90¡Miserables! Verdad que esa huelga no fue el fruto real de los trabajadores, no fue obra espontánea de su voluntad. Ha habido allí la mano criminal de la Compañía Alemana que obraba en las sombras en toda la provincia contra el pueblo y contra la nacionalidad, de acuerdo con las autoridades locales.

91Sin embargo, el movimiento en todo no nos deja malos recuerdos, allí se ve una unidad difícil de destruir cuando una sana conciencia la encauce camino de una victoria justiciera y segura. Nace de allí una lección que aprovecharemos muy bien más tarde. Son juegos peligrosos que no es a nosotros a quienes toca la peor parte. ¡Cuidado! Aquellas pampas donde resonaba el estruendo de la dinamita que descubría los ricos mantos del caliche, esa maquinaria de movimiento perpetuo que elaboraba el salitre, las maestranzas, el carguío y los ferrocarriles, todo eso que llenaba el espacio con los ecos del trabajo, quedó en un silencio de muerte, en un silencio de tumba.

92No ardía un carbón, no se movía una máquina, no funcionaba un brazo ¿Cómo es que siendo tan poderosos los millonarios no vuelven la vida a sus faenas? ¡Ah, los trabajadores tiene allí el ejemplo a la vista, nada se mueve sin su concurso! Sí ellos son el motor y el brazo de la vida del trabajo, a ellos les corresponde entonces nivelar el reparto de esa fortuna permanente que elaboran.

93Pobres parias azotados durante más de veinte siglos por la maldad burguesa, al fin levantáis esa frente tan hermosa como la de Lucas Froment, que en los pronósticos de Zola, realizará la felicidad humana.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla

El Proletario, Tocopilla, 19/noviembre/1904

94El Partido Demócrata cumple mañana 17 años de vida en el escenario político de la República, a donde llegó llamando a los trabajadores a unirse bajo su pendón para conquistar por sus propios esfuerzos el bienestar de los que sufren. Y en verdad, las mejoras hasta hoy obtenidas por los pobres no han sido producto de los afortunados, sino la obra del mismo pueblo que ha ido ganando sus conquistas ya por la acción del Partido, ya por la acción social.

95Todo esto nos demuestra que debemos perseverar en seguir buscando nuestras mejoras por la acción mancomunada de todos los explotados y oprimidos. Los demócratas de Tocopilla, que también han luchado dentro de la esfera política, se preparan para celebrar dignamente el 17 aniversario de la fundación del Partido y al electo efecto han acordado un desfile, invitando al pueblo que simpatice con nosotros, a formar parte en las filas. El día de mañana será para los trabajadores de Tocopilla, un día de gala, y a juzgar por los preparativos ya hechos, estamos seguros que todo el pueblo podrá admirar y convencerse que la unión y la fraternidad popular son la fuerza poderosa que todo lo conquista.

96¡Trabajadores, demócratas: no faltéis a la cita de mañana a oír la palabra de la democracia que es el anuncio de vuestra felicidad!

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla 3/diciembre/1904

Polaroid S 6039 X PLD Sol 807 M9 Gafas de 97La prensa obrera debe ser la preferida por vosotros, porque ella os proporciona lectura sana y provechosa para vuestros anhelos. Por muy pobres que os encontréis, vuestro primer deber consiste en comprar los periódicos obreros, para prestarles así la protección que necesitan. Los periódicos obreros tienen más gastos que la prensa burguesa. Los periódicos obreros no tienen avisos ni subscripciones de los capitalistas. Viven exclusivamente de la protección que le dispensan los trabajadores y algunos amigos.

98EL PROLETARIO y EL TRABAJO de Tocopilla, reclaman del pueblo una protección más activa que la prestada hasta el presente. Es necesario que cada trabajador no se olvide de comprarlos, no se olvide que jueves y sábado tiene un periódico obrero que sirve sus intereses. El trabajador que prefiere comprar un periódico burgués, de esos que adulan a los salitreros y autoridades, se hace un grave daño porque así da vida al enemigo.

99Si todos los trabajadores tuvieran especial preferencia para comprar o suscribirse a los periódicos obreros, la unión de los trabajadores se realizaría más pronto y más rápida. Desgraciadamente, ocurre en Tocopilla que los periódicos enemigos del pobre tienen más aceptación que los periódicos que sirven al pobre y que lo defienden de los abusos patronales y autoritarios. En vista de esto, creo mi deber llamar la atención de los trabajadores y de las familias de éstos y de todas las personas que simpaticen con la causa del pueblo, para que se interesen por la suerte de nuestras publicaciones. Necesitamos del concurso de todos nuestros amigos v compañeros y esperamos que nuestro llamado no será desoído.

100No olvidéis trabajadores, proletarios, que los periódicos EL PROLETARIO y EL TRABAJO necesitan de vuestra protección, de vuestra ayuda activa y eficaz. A fin de dar facilidades para las personas que deseen ayudarnos, admitimos subscriptores, a quienes enviaremos los periódicos a domicilio, desde el primero de enero entrante. Todos los demócratas, todos los mancomunales tienen el deber de pasar por nuestra imprenta a suscribirse y a dejar su domicilio para remitirles los periódicos.

101Al mismo tiempo que pedimos ese concurso, por nuestra parte mejoraremos el servicio de ambos periódicos contratando, al efecto, un servicio telegráfico especial que empezará desde enero. EL PROLETARIO aparecerá en doble tamaño, y si la protección de los amigos es eficaz, EL TRABAJO también aumentará su formato. Trabajadores, proletarios: bastará que cada uno de vosotros dedique 20 centavos semanales para que vuestros dos periódicos tengan mayor campo donde servir vuestros propios intereses.

102¡Obras son amores! Os hace este llamado, esta recomendación vuestro amigo y servidor.

Luis. Emilio Recabarren S.
Administrador
EL TRABAJO y EL PROLETARIO

El Proletario, Tocopilla 17/diciembre/1904

103El malestar que a las clases trabajadoras aflige es general. En todos los pueblos del mundo la avarienta clase rica no se sacia con todo el producto de los obreros y nos relega a la más humillante miseria, para satisfacer, ella, placeres innobles a costa del pobre. Fruto de ese inmenso malestar, es la huelga que se inició el 13 de noviembre cuyas proporciones han llegado a reunir cerca de 400 mil operarios, que se levantan protestando de las injusticias de que somos objeto y exigen las mejoras a que tienen derecho.

104En nuestras pequeñas columnas no nos es posible consignar los numerosos detalles que nos trae la prensa hermana de Buenos Aires. Diversos gremios y grupos de huelguistas han obtenido el triunfo en sus peticiones, alcanzando la jornada de las ocho horas y aumentos de salarios. La huelga se ha mantenido altiva y soberbia. La rebeldía ha marcado toda su intensidad. La autoridad, que allá es tan salvaje como acá, ha llevado sus infamias a los límites de lo increíble. En la Ciudad del Rosario causó la muerte de tres obreros: Jesús Pereira, Alfredo Seren, niño de 10 años, y Luis Carré, que deja una viuda y siete hijos en la miseria. Es un hogar que queda sin pan, sin amor de padre.

105Copiamos los siguientes párrafos que pertenecen a LA PROTESTA, diario ácrata que se publica en Buenos Aires:

106Son los Bautistas de las jornadas libertarias. Ellos ponen en las manos de los que sobreviven el arma grande de su martirio. Y la ofrenda sangrienta al ideal-sangre sana, sangre roja, sangre joven, toda savia pujante-se hace nube y asciende por sobre los espíritus. Tiene intensidad de propaganda suprema, es llamamiento y evocación formidable. Nutre ansias de porvenir, lega ineludibles cumplimientos. Muertos que son bandera y son índice. Cayeron señalando hacia adelante, hacia donde hay que seguir, siempre, derribando fuertes muros, más fuertes que la piedra y el crisma. El mandato de los muertos junte su voz así, al mandato de la vida.

107Mejor que recordarlos, hay que vengarlos y completar la acción por ellos entrevista, realizar el ideal a que se dieron, integralmente, machacados y sangrientos. Por ellos, hoy”.

Sol X Polaroid Gafas 807 M9 S de 6039 PLD 108Los cadáveres de estos tres compañeros mártires fueron profanados por la autoridad que ordenó el robo de estos cuerpos y su sepultación clandestina, negándole a la familia y a sus amigos, el derecho de tributarles el último homenaje. Es la canalla capitalista que gobierna, que en todos los pueblos goza en la opresión de los pobres productores. Mas, la ola rugiente de la rebelión proletaria se eleva al espacio formidable y atrevida. La revolución social, la acción eficazmente reparadora que hemos de emprender todos los obreros del mundo para poner fin a las injusticias, se va acercando.

109Estos grandes movimientos obreros son las avanzadas de magnífica acción que esperamos. La clase trabajadora argentina, en presencia de sus muertos, decretó la huelga general en señal de luto y de protesta por dos días. La huelga se efectuó unánime. Demás está decir que todo nuestro corazón está con aquellos hermanos.

110Y mientras allá la altivez de los trabajadores se pone de manifiesto con actos que son triunfos y victorias, nosotros que somos doblemente explotados, soportamos todos los abusos. Tiempo es ya de unirnos para organizar futuros triunfos para nuestro mejoramiento. Imitemos a nuestros hermanos argentinos.

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla, 18/febrero/1905

111Parece que al paso que la clase trabajadora abre los ojos y se da cuenta de su misérrima situación, la obra del despecho y la impotencia hace sus efectos poderosos entre las filas de los explotadores y sus mercenarios. La prensa burguesa, especialmente la de filiación balmacedista y radical, no desperdicia ocasión para manifestar sus odios hacia la clase obrera. El jueves pasado el periódico balmacedista LA CORRESPONDENCIA, de esta localidad, da cabida a un artículo publicado por el diario radical de Valparaíso EL HERALDO, en el que se insulta a los trabajadores y se escarnece a los agitadores que saben elevar sus frentes altivas y puras por sobre todas las tempestades del capital y autoridad que viven en híbrido maridaje confabulados para explotar al pobre, que a más de vivir en la miseria se ve rodeado de la ignorancia.

112Con una audacia propia de los que, empedernidos por la costumbre, consideran natural que el trabajador sea una bestia de carga, obligado a no salir del círculo a que lo tienen relegado, sustenta el diario radical teorías tan absurdas que no podemos, como fuera nuestro deseo, dejarlas pasar desapercibidas.

113Con motivo del viaje de Riesco al norte, trata de presentar la situación que se crea al capital por la constante agitación de los obreros y la necesidad de reprimir la acción de los agitadores. Nosotros, los agitadores, seremos los primeros en desear nuevas acciones de represión, que nuestros pechos y nuestras frentes están aquí, en el sitio de nuestro deber, como montañas de granito dispuestos a soportar los más duros embates de la suerte que se nos depare, pero resueltos a luchar hasta ver destruido, pulverizado el régimen burgués actual en que los hombres más grandes se comen a los más chicos, en vez de protegerlos.

114La clase trabajadora del norte necesita conocer la opinión de los radicales que escriben EL HERALDO de Valparaíso, y nosotros nos encargaremos de hacerlo. El artículo de que hacemos mención abarca diversos puntos que necesitamos tratarlos cada uno por separado. Por hoy nos concretamos tan solamente a anunciarlos.

115Dice EL HERALDO que el descanso dominical y la jornada de ocho horas son casi imposibles en las faenas salitreras y que los obreros no deben pensar en conseguirlas. Dice también que la libertad de comercio es un absurdo y que ello es imposible que se llegue a realizar porque los salitreros son dueños de sus propiedades y es justo que no permitan la competencia en su propia casa. Sostiene, además, el diario radical, que los obreros de las salitreras deben resignarse a la esclavitud en que viven porque es justo que sus acciones estén siempre sometidas al capricho de los extranjeros y deben pedir permiso hasta para recibir a sus amigos como visitas. Finalmente, el diario radical estima no sólo justo sino necesario que las autoridades acudan a la fuerza de las armas para contener lo que ellos llaman “los desmanes del obrero”, y que nosotros vemos como el gesto irritado ante el dolor de la explotación.

116Asuntos que, como éstos, merecen un detenido estudio, los seguiremos tratando punto por punto los números siguientes. Por hoy basta para anunciar este propósito. Si así juzga la prensa radical nuestra situación, calculen los obreros si los diputados y hombres de gobierno radicales harán jamás algo por el pueblo.

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla, 21/febrero/1905

117En nuestro artículo anterior hemos bosquejado lo que dice la prensa balmacedista y radical, que, como se quiera, representa el modo de pensar de esos partidos políticos, que en épocas electorales ofrecen al pueblo sencillo, mil maravillas de libertades, para obtener su voto. Pero ya basta para convencernos, que tanto los radicales que enarbolan el gorro frigio de la libertad, como los ultramontanos balmacedistas, sólo son verdugos del pueblo que mantienen su esclavitud para explotarle insaciablemente. Pero leamos un párrafo de lo que dice el diario radical sobre las cuestiones obreras del norte.

118“El establecimiento del comercio libre en la propiedad particular que los obreros solicitan, es algo que va más allá de lo que se puede pedir con la esperanza de obtener. Porque parece que los agitadores de los obreros olvidan que cada salitrera es una propiedad particular, de la cual no es posible disponer sin voluntad y autorización expresa de sus dueños”.

119Con este modo de expresarse demuestra el diario radical de Valparaíso que los obreros no deben pensar jamás en el libre comercio y deben someterse resignados a dejarse robar por los patrones y jefes sin entrañas, que son los cuervos del obrero. En esas frases se nota además absoluta ignorancia de lo que es una faena salitrera, que si hasta el día de hoy es considerada como una propiedad particular, ello no quiere decir que en los terrenos públicos colindantes también se prohíba que particulares ejerzan el libre comercio. El salitrero no tiene derecho alguno para establecer en la puerta de su oficina una aduana en donde decomisa hasta la más insignificante mercadería que un trabajador haya podido comprar fuera de su pertenencia.

120Los salitreros, con sus pulperías, explotan al obrero hasta el extremo de que la mayor parte sale siempre sin un centavo, porque el jornal que recibe por la ventanilla de la caja, lo pasa íntegro a la ventanilla del pulpero y aún queda debiendo. Pero, a pesar de todo, el diario radical dice que los obreros no deben soñar en ver establecido el comercio libre y que los agitadores que tal cosa predican, deben ser triturados, devorados por la represión del gobierno. Trabajadores: ya veis lo que piensan los radicales.

121El Partido Radical niega, como ha negado siempre, la libertad a que tenemos derecho. Tenedlo presente para cuando llegue el día del Balance. En cuanto a nosotros, los agitadores, seguiremos luchando con la firmeza del roble por cuanto sólo aspiramos a establecer en el mundo un ideal bueno y hermoso para todos. Si necesario es, nos sublevaremos, no como los rusos, sino como los franceses, podando las cabezas de la tiranía que detiene la ola de la justicia. No será la cárcel la que detenga nuestro brazo, ni el patíbulo quien selle nuestros labios. La voz del hombre puede ahogarse, pero no la voz del pueblo. Proseguiremos en el próximo número.

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla, 25/febrero/1905

122Consecuentes con nuestra promesa de dar a conocer a nuestros hermanos de sufrimientos lo que opinan los radicales sobre nuestra suerte, seguiremos comentando lo dicho por el diario radical de Valparaíso. Tratando sobre el descanso dominical, se expresa así:

123“El descanso dominical y la jornada de ocho horas en faenas que, como las salitreras, requieren una asistencia constante, son problemas que deben merecer del gobierno un estudio, a fin de solucionarlos en forma que concilie el derecho de los obreros con los intereses de los patrones”.

124Esta expresión da preferencia al interés comercial del patrón, sobre el derecho al descanso que requiere humanamente el infeliz trabajador que cae en las garras de los ricos insaciables del oro. El descanso dominical y la jornada de ocho horas, ha costado ya a los trabajadores grandes jornadas de sangre y prisiones, pero es una realidad establecida en las más grandes industrias de los Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia, etc. Los trabajadores chilenos no hemos de detenernos ante ningún sacrificio para conquistar un derecho de humanidad que los “brutos dorados” nos niegan en su sed de vanidades. Conozca el diario radical y todos los radicales y balmacedistas que hoy azotan al pueblo, que el derecho a la vida está sobre el interés comercial de los zánganos burgueses. Prohibirle al trabajador el derecho al descanso, es prohibirle vivir, es prohibirle ser; y no es la mano del hombre la que debe contrariar la acción de la naturaleza.

125Poner siquiera en discusión el derecho al descanso, revela en la burguesía radical el espíritu esclavizador que le anima. Cuando el Congreso se compone de capitalistas radicales y balmacedistas, que niegan el descanso al obrero, es necesario que el pueblo elector se aperciba claramente que cada diputado, que cada gobernante que el pueblo elige, constituye una espuela aguda que tritura y desgarra nuestras carnes y nuestra vida. En consecuencia, opinan los gobernantes que si el interés del patrón no permite el descanso necesario para reparar las fuerzas gastadas, el obrero debe resignarse a trabajar sin descanso. Ante esta opinión, que es para nosotros una nueva amenaza, debemos tomar serias medidas para organizar una resistencia tan poderosa que seamos capaces de castigar a los explotadores y de imponer nuestros derechos. Principiemos por unirnos cada vez más, ya a la sombra de las mancomunales, como al amparo del Partido Demócrata. Piénselo el pueblo.

Luis E. Recabarren S.

EL Proletario, Tocopilla, 28/febrero/1905

126Los tres artículos anteriores dedicados a retratar la acción de los radicales en las luchas obreras, han dejado de manifiesto que la clase trabajadora no puede esperar ningún alivio de los gobernantes y de los legisladores y que necesita de su solo esfuerzo y de su unión para triunfar. El trabajador salitrero vive esclavo, como un bestia, pues el patrón no le permite leer, ni recibir visitas, no le permite asociarse para precaverse del futuro, ni adquirir lo que desee fuera del almacén de la oficina; en fin, todas las acciones del trabajador requieren el permiso del patrón. ¿Podemos llamar hombres a los que así viven? Mas, el diario radical de Valparaíso considera muy justo que el patrón imponga su voluntad porque está en su casa. Sin embargo, nosotros, los agitadores, que también somos oprimidos y trabajadores, consideramos más sagrada y primordial la propiedad de la libertad individual. No puede un capitalista alegar que es su propiedad para prohibirle a un trabajador lo que está en su derecho ejercitar. Entre esta opinión ridícula del diario radical y la del autócrata tirano de Rusia o Turquía, no existe diferencia.

127Así, pues, pueblo trabajador, ¿no bastarán todavía todas las demostraciones de odio y tiranía que nos brindan los radicales para volverles las espaldas y preparar el próximo castigo? Contemplemos por un momento la situación de los agitadores y la de los explotadores. El explotador es rico y poderoso, el agitador pobre y débil. El explotador roba el trabajo al obrero y lo veja, el agitador le da a comprender estas acciones. El explotador goza de toda libertad para oprimir y maltratar al pobre, el agitador es perseguido y castigado injustamente. El explotador se apodera de la fortuna de los pobres, el agitador no gana un centavo. El explotador propaga la ignorancia y el vicio, el agitador vierte luz y aconseja la moderación. El explotador aconseja la humildad de la oveja para que el trabajador se deje trasquilar, el agitador da ejemplos de virilidad y energías que dignifiquen al hombre. El agitador lleva la frente limpia, el explotador la marca del ladrón.

128Pueblo escoged: el agitador expone su libertad y su vida para proclamar los derechos del hombre, el explotador quiere vuestra esclavitud para enriquecerse. ¡Pueblo, levanta la cabeza y yérguete altivo para aplastar a la víbora radical!

Luis. E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla18/marzo/1905

129Los sublevados de París que al grito de la “comunne” (comuna) quisieron derribar la opresión burguesa, cayeron asesinados por millares en este día sangriento de la historia proletaria. Ellos buscaban la libertad de los pueblos y uno de sus primeros actos fue derribar, destruyéndola, la columna que sostenía el busto de Napoleón, el más sangriento de los carniceros humanos que haya existido sobre la tierra.

130La “Comunne” proclamaba lo que llevamos como un programa en nuestros corazones los que nos llamamos hombres libres; proclamaba el trabajo para todos como una necesidad para la salud física, la producción y el consumo en común y el libre cambio por la acción libre de los hombres. La guardia nacional, que constituía el pueblo de París armado, secundó la acción del pueblo, aprovechando el desbarajuste producido con la derrota impuesta por Alemania. Pero como los gobiernos se amparan todos, el gobierno alemán puso en libertad al ejército francés prisionero y vencido, con el cual el gobierno francés fusiló al pueblo matando más de 35 mil trabajadores y destrozando así la primera revolución comunista que proclamaba la vida libre. El fracaso de este movimiento se debió a la poca orientación de los revolucionarios, que no tuvieron las suficientes energías para imprimir la verdadera marcha a este acto libertador.

131Pero este fracaso que, en todo caso, marca la primera jornada hacia la vida real, recordará en nuestra mente la necesidad de una reparación pronta y nos servirá de lección a los revolucionarios de todos los pueblos, para cuando llegue la segunda jornada, no vacilar ni detenemos un instante en la marcha vigorosa de la revolución, que ha de concluir con las iniquidades presentes, para alzar el trono de la justicia a donde nadie pueda destruirlo. ¡La “Comunne” fue el primer grito de los sublevados del mundo lanzado por el pueblo de Francia! Quiera nuestra suerte que la segunda acción sea también la final…

132No quisiéramos pensar nunca en los hechos sangrientos y violentos para realizar los ideales puros de reformar el mundo malo de hoy, para tomarlo bueno y feliz. Mas la valla poderosa que nos coloca el egoísmo y la soberbia burguesa, nos indica que sólo la fuerza es lo único capaz de vencer. Ya hemos rogado y suplicado mucho, nuestras lágrimas y nuestras quejas han sido o suficientes para ablandar el corazón burgués. ¡Se necesita un océano de sangre caliente! Nuestros hermanos de la Francia nos señalaron el camino, gritemos con ellos: gloria a la “Comunne” y a sus mártires!

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla 28/marzo/1905

133Repetidas veces he oído a mis compañeros conversaciones en que señalan como su único enemigo al rico, ya sea como patrón o como gobierno. Sin embargo, de ser esto verdad yo considero que el rico no es nuestro peor enemigo, y si observamos con cuidado, nos convenceremos pronto de que es así. El peor enemigo que tiene el trabajador es el mismo trabajador. Veámoslo.

134Supongamos una huelga tranquila y justa en que tomen parte un regular número de trabajadores para obtener algunas mejoras en las condiciones de su trabajo. Los trabajadores en huelga triunfarían si no hubiera otros trabajadores rompe huelgas. Vemos en este caso que el rico como patrón no es el enemigo directo, porque si no hubiera trabajadores que traicionaran a sus hermanos, el rico se haría amigo y accedería a lo que sus operarios pedían.

135Supongamos ahora el otro caso en que el trabajador es atropellado por el rico, como gobierno, ya sea por jueces, gobernadores o prefectos de policía. Si estas autoridades no tuvieran trabajadores vestidos y armados de soldados, lo guardianes no podrían atropellar ni vengarse de los trabajadores. Vemos, pues, que ya no es el rico como gobierno el peor enemigo, sino que es el egoísmo y la ignorancia de algunos pobres trabajadores que se prestan para estas bajezas.

136Habiendo dejado en claro que nuestro peor enemigo es el mismo trabajador, entonces, todo nuestro empeño debe ponerse al servicio de la propaganda que vaya encaminada a hacer comprender a todos los trabajadores que deben ayudarse mutuamente y que no deben ser ni soldados, ni guardianes, ni rompehuelgas. Vamos de fábrica en taller, de faena en campo, con empeño y constancia tenaz propagando el espíritu de unión y solidaridad, y en un par de años más habremos doblado nuestras fuerzas de hoy.

137No hay que desmayar ni cansarse jamás para una obra que es bien general, menos ser cobarde.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla

El Proletario, Tocopilla, 1°/abril/1905

La propiedad es un robo, P. J. Prudhon

138La tierra es para todos y quien se diga propietario de un pedazo es un ladrón. ¿Qué no? Lo vamos a probar.

139Muchos alegan la herencia, pero remontándonos al primer propietario encontramos que ése ha sido el primer ladrón y los demás han recibido como herencia el fruto de un robo. ¿Es digno conservar ese fruto? ¿Quién existió primero? ¿la madre o el hijo? ¿la tierra, el hombre o el oro? La respuesta está en vuestros labios querido lector o lectora.

140Si el hombre hubiera existido primero que la tierra, y él la hubiera formado o creado, podríamos deducir que el hombre era su dueño; pero no ha sido así. La tierra fue primero que el hombre. El hombre es fruto de la tierra como lo son todas las cosas que sobre ella existen. Si el hombre es hijo de la tierra, derecho tiene a gozar de sus beneficios, sin pedir permiso a nadie. La tierra es para todos y quien se diga dueño de un pedazo es un inmoral y un ladrón. Quién diga que el hombre ha comprado la tierra, con su oro, es un necio. ¿A quién se la compró? Así, busquemos al primero que compró tierras y le preguntamos de dónde sacó oro para comprarla. El oro estaba en las entrañas de la tierra antes que el hombre. ¿Entonces quién fue el primer dueño de tierra? El problema no es muy difícil para quien quiera resolverlo.

141Tomemos por ejemplo esta extensión de tierra llamada Chile. Las historias escritas por los mismos burgueses nos dicen que cuando Colón descubrió las Américas encontró en ellas indios que las habitaban. Sin duda aquéllos eran sus propietarios. Los españoles empezaron a emigrar a estos nuevos mundos, atraídos por la fama de sus riquezas. El rey de España, bajo cuyo reinado se hizo el descubrimiento, se declaró propietario, por sí y ante sí, de estas tierras. Este fue el primer ladrón de estos pedazos. Mandó autoridades para ejercer su dominio dándoles a ellos pedazos de tierras. Los inmigrantes de la burguesía española que llegaban aquí venían en calidad de colonos y se les daba terrenos. Estos fueron cómplices del robo. Así se hicieron los primeros propietarios en Chile. Así lo dicen las historias escritas por ellos mismos.

142Pero los miles de indios que aquí vivían tranquilos disfrutando de la vida natural, pasaron a ser esclavos de los señores españoles que llegaban a Chile, y de propietarios que pudieran llamarse aquellos indios, puesto que la naturaleza no les ponía leyes para gozar de sus bienes, pasaron a ser despojados y esclavizados. Entonces, a las claras queda demostrado que la propiedad que hoy se alega, tiene su base en el despojo y en el robo autorizado por la corona de España. Los mismos burgueses han reconocido esta verdad. De modo que al sustentar nosotros la doctrina natural de que la tierra es de todos y al afirmar, como lo dijo Proudhon, que la propiedad es un robo, no hacemos sino pedir que el hombre no continúe profanando a la naturaleza diciéndose dueño de ella, mientras muchos otros vagan sin poder encontrar un pedazo sin dueño, donde descansar. La tierra es de todos y quien se diga dueño de algún pedazo, es un ladrón. Todos tenemos derecho a gozar de los frutos de la tierra. Continuaremos tratando este tema.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla, 1904

El Proletario, Tocopilla 4/abril/1905

La propiedad es un robo, P. J. Prudhon

143Como queda demostrado, la propiedad que hoy alegan los caballeros de Chile, tiene su origen en el despojo, en el robo. ¿Es justo que este estado de cosas continúe eternamente? Claro que no. ¿Cómo cambiar este orden de cosas basado en la inmoralidad? Uniéndonos todos los despojados, todos los robados, con el propósito de obligar a los ladrones a poner la tierra en común, para que sea propiedad de todos, y sus productos den beneficios a todos.

144Hemos dicho que los habitantes que Colón encontró en estas tierras eran hombres, que los llamaron indios por el atraso en que vivían; los primeros colonos que llegaron harían esclavos y con el hambre de ambiciones con que esos colonos burgueses llegaban, se apropiaron también de los indios y los sometieron a la más cruel esclavitud, según lo dicen Barros Arana, Luis Orrego Luco y otros burgueses, que no se ruborizan al comprobar en los datos históricos el origen de sus riquezas de hoy.

145Los esclavos españoles se confundieron con los esclavos criollos de estas tierras, y los hijos y que nacieron del enlace de estas dos razas, son hoy los que siempre se han llamado rotos chilenos. En tanto, las familias burguesas que formaban la colonia española en Chile, también tenían hijos que, a no dudarlo, han sido engendrados y nacidos bajo la misma ley humana que los esclavos.

146Los hijos de estos burgueses españoles y de algunos otros extranjeros que se radicaron por acá, empezaron a constituir la burguesía feudal chilena, si bien en aquella época se consideraban españoles. También debemos recordar que España hizo de Chile no sólo una colonia de su reino para la gente más o menos honrada, sino que también una colonia penal a donde enviaba expatriados a criminales y ladrones que se venían con sus familias.

147En tres siglos de desarrollo de estas razas, se creó en Chile una población nacida aquí más numerosa que la extranjera. Los esclavos eran también numerosos, descendientes todos ya de indios chilenos y esclavos españoles. Todas las autoridades de aquella época eran nombradas por el rey de España y venían directamente desde allá a ocupar sus puestos. De las contribuciones que se cobraban a los habitantes de la colonia, por obligación se debía enviar al rey de España la quinta parte, que se llamaba en aquella época “el quinto del rey”.

148Pero llegó un momento en que los burgueses chilenos se aburrieron de soportar autoridades extranjeras que no siempre estaban en paz con ellos y encontraron pesado y molesto la entrega del quinto del rey que consideraban más justo y natural que quedara en el país. Bajo el ambiente de estas ideas, se preparó el plan de la revolución que debía dar vida independiente a la llamada colonia de Chile. Para hacer la revolución, los burgueses chilenos reunieron algún dinero, y para hacer frente a los soldados del rey, compraron armas y armaron a sus esclavos y sirvientes con los cuales formaron batallones. Para que estos nuevos soldados tuvieran algún entusiasmo para la guerra, los halagaron ofreciéndoles abolir la esclavitud y dejarlos libres para que ellos trabajaran como quisieran. Continuaremos con este tema.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla, 1904

El Proletario, Tocopilla, 8/abril/1905

La propiedad es un robo, P. J. Prudhon

149Halagados los esclavos por la oferta de ser libres, lucharon con entusiasmo en las filas del llamado ejército patriota. Debido a esta condición no les fue difícil obtener la victoria, de la cual las llamadas glorias y prebendas sólo las recibieron los caballeros. Se abolió en el nombre la esclavitud, pero ella subsiste con diversos ropajes hasta el día de hoy, como lo vemos todos los trabajadores.

150Constituido el gobierno chileno, los pobres que antes estaban bajo el gobierno y leyes españoles no recibieron ninguna mejoría en sus miserias, ni en sus libertades. Continuaron siendo siempre pobres, luego el cambio de patria ningún beneficio a ellos les reportó. Esta es la realidad para quien quiera reconocerla. No sucedió lo mismo con los caballeros ricos, pues, ellos, después del triunfo de la revolución, se constituyeron en gobernantes y en dictadores de Chile. Confiscaron (así se llama también cierto modo de robar) a los españoles que no se sometieron al nuevo gobierno, todo lo que poseían. El Estado se llamó entonces propietario de todo aquello que quedaba en abandono por la fuga de los españoles y lo confiscado. El muy pequeño grupo de hombres que al nacer la República de Chile se hicieron llamar gobernantes y que constituyeron el Estado, declarándose dueño de todo, se consideró con derecho a dar arbitrariamente a sus favoritos lo que ellos querían. De ese modo y bajo el pretexto de premiar a los servidores de la patria, concedieron tierras a los ricos, pues los pobres que fueron los que dieron el triunfo, no tenían entonces ningún derecho, como no los tienen hoy tampoco.

151Así Se desarrolló la República de Chile, y por el estilo todos los pueblos del mundo, y de este modo nació la propiedad, basada, como se ve, en el robo, en el privilegio y en el crimen. No hace muchos años el Congreso de Chile “regaló” a Manuel Recabarren 40.000 hectáreas de terreno de los más ricos de la frontera, a pretexto de premiar su obra de pacificación de la Araucanía, que nadie sabe en qué consistió. La familia y descendientes de este hombre se llaman propietarios. Mañana tendrán derecho a vender o arrendar esos terrenos a otros y reducir así a dinero esas tierras que son propiedad de todos.

152¿Qué dice el pueblo despojado de estos medios de robar de los caballeros? ¿Dejaremos que esto prosiga año tras año? Si así es como ha nacido la República y como se han constituido propietarios, los gobernantes y capitalistas que hoy día son nuestros verdugos, justo y natural es que el pueblo haga ahora la revolución para proclamar su verdadera independencia, y declare la propiedad y sus frutos en común para que todos por iguales y según las necesidades y apetitos de cada cual, disfrutemos de los bienes naturales que son universales. Con esto no se perjudica a nadie y habrá felicidad para todos. Con lo expuesto verá el pueblo que ningún motivo tiene para celebrar el llamado 18 de septiembre, que ningún bien le trajo para su bienestar. Todavía diremos más sobre esto.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla, 1904

El Proletario, Tocopilla 11/abril/1905

La propiedad es un robo, P. J. Prudhon

153Nadie podrá alegar que la tierra sea poca y que no alcanza para todos, porque a la vista está que hay tierra en abundancia y en abandono, tierra improductiva que la burguesía se ha adueñado para dejarnos a nosotros en la miseria. Y esto que aquí vemos se puede ver en cada pueblo del mundo. Hoy mismo, el llamado Estado chileno, se dice dueño de muchas de esas dilatadas e inmensas extensiones de terrenos que están sin producir y las regala a sus favoritos para proseguir la obra especuladora en beneficio único de los ricos, que mientras más grandes hacen sus fortunas, más grandes son las miserias de los pueblos que soportan aún ese despojo.

154Hay otro caso todavía fresquito que revela a las claras la desvergüenza de los tales gobernantes para robarle al pueblo su patrimonio. Este consiste en el regalo que el gobierno ha hecho de 300 mil hectáreas de terrenos riquísimos a la empresa Domínguez y Cía., en cuya compañía figuran, a no dudarlo, muchos, sino todos, los gobernantes chilenos, allá en la región de la frontera, desposeyendo a los pobres chilenos que habían trabajado durante muchos años en aquellas tierras.

155Bajo el pretexto de una mentida colonización, el gobierno da a varios de sus miembros, 300 mil hectáreas de terreno. Andando el tiempo, esa inmensa región de terreno será de propiedad exclusiva de la empresa Domínguez y Cía., y lo que hoy se empieza a robar al falso nombre de colonización, será mañana declarado como una industria cualesquiera, en donde los que hoy pudieran llamarse colonos, serán mañana simples obreros esclavos.

156Así es como se ha constituido la propiedad privada y sobre la cual se hace inspirar profundo respeto. Pero, yo digo, con la misma facilidad con que hoy el gobierno se declara dueño de tierras y las regala a su arbitrio, así también ese Estado podría declararse propietario universal y otorgar o, más bien dicho, devolver a cada cual sus derechos dejando que todo ser humano goce y disfrute de todo, sin otras leyes que las naturales y sin cadenas de ninguna clase. Mas, como la marcha eterna de los años nos ha probado que los tales gobiernos son gente corrompida que no piensan sino en hacernos mal, es tiempo que nosotros pensemos en unirnos y recuperar lo que se nos ha robado, dejándoles a los ricos la parte que necesiten solamente, y tomando nosotros el exceso de ellos. Esto es lo justo, lo razonable. Pensar en que algún día se vaya a mejorar la situación por obra de ellos, es necedad. Vamos, pues, a la acción, a realizar esta obra de justicia en bien de todos. Terminaremos con un artículo más.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla, 1904

El Proletario, Tocopilla 15/abril/1905

La propiedad es un robo, P. J. Prudhon

157En esta serie de artículos hemos dejado en claro, si bien es cierto, a la ligera, que nadie tiene derecho a decirse propietario de un pedazo de tierra porque ésta es de todos y sus productos son para todos. Pero con decir que hay cosas mal dispuestas ellas no se remedian. Es necesario ir a la acción, y a la acción violenta si el caso lo requiere, para colocar las cosas en su verdadero Orden.

  • 2 Recabarren debió aludir a Georges Etiévant, anarquista francés

158Los pueblos y dentro de ellos, los trabajadores más conscientes, deben agitar las opiniones para interesar a las masas en un movimiento revolucionario que concluya con este estado indigno de la cultura y nos coloque en la verdadera civilización, en una vida feliz y libre, sin opresiones y sin miserias. Digamos lo que dice Etienant2 sobre esta materia: “Por el mero hecho de su nacimiento, todo ser tiene derecho de vivir y de ser dichoso. El derecho de ir y venir libremente en el espacio, teniendo el suelo bajo sus pies, el cielo sobre la cabeza, el sol en sus ojos y el aire en su pecho; ese derecho primordial, anterior a todos los otros derechos, imprescindible ý natural, se le niega a millones de seres humanos”

159“Si me objetáis que tal cosa es vuestra porque la habéis heredado, responderé que los que os la han legado no tenían derecho a hacerlo. Tenían derecho de gozar de la universalidad de los bienes durante su vida, como nosotros tenemos el derecho de gozar de ellos durante la nuestra; pero carecían del disponer de esos bienes después de su muerte; porque así como por nuestro nacimiento adquirimos derecho a todo, por nuestra muerte perdemos todos nuestros derechos, ya que desde entonces no necesitamos nada”.

160“El derecho cesa donde se detiene la necesidad. Por lo mismo, si me decís que tal cosa es vuestra porque la habéis comprado, responderé que quien os la vendió no tenía derecho de vendérosla: tenía el derecho de gozar de ella según sus necesidades, como nosotros tenemos derecho según las nuestras; podía medir su parte de goce y de vida, pero no medir la nuestra; podía renunciar a la felicidad para sí, pero no para nosotros, y nosotros no debemos respetar transacciones efectuadas aparte de nosotros y contra nuestro derecho. La naturaleza nos dice: “toma” y no dice “compra”.

161“En toda compra hay un engañador y un engañado; uno que saca provecho de la transacción y otro que queda perjudicado; pero si cada uno toma lo que necesita, nadie se perjudicaría, en atención a que teniendo cada uno lo necesario, tiene también todo aquello a que tiene derecho. Los que piensan que nadie querría trabajar si no se les obligare, olvidan que la inmovilidad es la muerte; que tenemos fuerzas que gastar para renovarlas sin cesar y que la salud y la felicidad no se conservan sino al precio de la actividad; que no queriendo nadie ser desgraciado ni enfermo, todos han de ocupar sus órganos para gozar de todas sus facultades, porque una facultad que no se usa no existe y representa una parte de felicidad menos en la vida del individuo”.

162“Y como nosotros no queremos guerras, ni asesinatos, ni prostitución, ni vicios, ni crímenes, luchamos por la libertad y dignidad humanas. A pesar de todas las mordazas, la palabra de la verdad resonará sobre la tierra y los hombres se conmoverán a sus acentos, y se lamentarán al grito de libertad para ser los autores de su felicidad. Somos, pues, fuertes en nuestra debilidad misma, porque, a pesar de lo que pueda sucedernos, venceremos al fin”

163Mi deseo sería que en cada pueblo y en cada periódico nos dedicáramos a ilustrar a nuestros hermanos hacia las ideas modernas y a preparar seres y colectividades fuertes capaces de reformar el estado social de hoy, lleno de miserias y desgracias, por una vida hermosa rodeada de placeres, pero de verdaderos placeres. Querer es poder y obras son amores y no buenas razones. Ojalá otros cooperen con más ideas a este estudio.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla. 1904

El Proletario, Tocopilla 20/mayo/1905

164El socialista que no educa a sus hijos, no puede ser un buen socialista. ¡Ah, por desgracia, conozco muchos que se dicen socialistas y luchadores, que hasta se oponen a la educación de sus hijos con fútiles e inútiles pretextos!

165Todos los defectos del trabajador son obra de la ignorancia. El trabajador que por suerte tiene amor a la lectura, a la música o al teatro, a la pintura u otro arte, estará siempre alejado de los vicios y unido a sus compañeros. Pero estas cualidades deben introducirse en el hombre durante la niñez, durante su juventud.

166La instrucción de los hijos debe atenderse a costa de cuantos sacrificios sean necesarios. Los niños educados, los niños instruidos, serán los mejores socialistas que mañana sabrán llevar más adelante el carro de la reivindicación proletaria que vamos empujando. La niña educada en las ciencias, en el arte, y en nuestras ideas, será una hermosa propagandista de nuestras justas aspiraciones porque las propagará hasta en la sangre con que alimentó a sus hijos. De madre socialista e instruida, nacerán hombres que lleven hasta en la sangre el amor a estas ideas.

M9 6039 Polaroid X de Gafas Sol S PLD 807 167El niño perfectamente educado en todos estos principios, llegará a la edad del hombre con profunda convicción y sabrá realizar los anhelos del proletario a la vez que educar a sus hijos en la misma fuente de estas sanas ideas. No son las generaciones de hoy las que van a libertar y redimir al proletariado esclavo de veinte siglos; son las nuevas generaciones y a esas hay que educarlas con profunda convicción en la bondad de la ciencia y de las ideas de libertad, de justicia, de fraternidad, de arte y poesía.

168No descuidemos la educación de los hijos hombres y mujeres, si es verdad que tenemos amor a la libertad y a la justicia. No descuidemos la educación de los hijos hombres y mujeres, si es verdad que queremos que sean los apóstoles que sigan proclamando las ideas porque hasta hoy luchamos. Abramos para nuestros hijos los horizontes de la poesía, de la luz, de las artes, de la moral, del amor. Eduquemos a los niños.

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla, 23/mayo/1905

169Desde épocas antiguas se ha mantenido a la mujer en grado inferior que al hombre. Ha sido considerada como una esclava y, hasta la fecha, aún no recupera del todo su individualidad. La mujer posee las mismas facultades que el hombre y debe hacer uso de ellas en las mismas condiciones que el hombre. La mujer es medio ser. Unidos ambos forman un ser entero, completo y capaz de llenar cumplidamente su misión en la tierra. Separados e individualmente considerados, vale tanto uno como el otro, existe entera igualdad. Por groserías de hábitos, el hombre, en todas las esferas sociales, se cree con derecho a considerarse superior a la mujer y por este motivo abusa de la circunstancia para hablarla en tono impropio, ofensivo, las más de las veces, a la personalidad de la mujer. En una palabra, no hemos aprendido a respetarla debidamente.

170A tal extremo llega nuestra falta de respeto, que no miramos ni su edad. Esto es extremadamente perjudicial y de mala educación. Si amamos la ilustración, la cultura y la moral, estamos obligados a moderar esa mala costumbre de ser irrespetuosos con la mujer. Los que nos damos el título de socialistas, los que luchamos por la libertad de los oprimidos, esclavos, debemos tomar en cuenta que la mujer tiene una doble esclavitud, de manera que nuestros esfuerzos deben ir también a libertar a la mujer de ese cautiverio.

171Respeto a la mujer. Quien ame el progreso, quien ame la cultura y la moral debe respetar a la mujer. No miremos a la mujer como un objeto conquistable, o como un juguete de nuestras pasiones. Miremos a la mujer, la mitad de nuestra vida, la compañera leal en la desgracia o en el placer. Respetemos a la mujer. Si amamos a la mujer como madre, como hermana, como compañera, como hija; si la respetamos con cariño en todas estas condiciones, debemos respetarla también cuando es nuestra amiga. Si sentimos amor por la mujer, debemos amarla con respeto y cariño real. Debemos abstenemos de albergar en nuestro ser sentimientos innobles y caprichosos respecto a la mujer.

172La mujer es la mitad de nuestra vida y la mitad de nuestro ser. Cuando sea nuestra amiga debemos respetarla como si fuera la madre o la hermana, la compañera o la hija.

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla 26/agosto/1905

  • 3 Las instituciones invitadas son: Sociedad de Socorros Mutuos, Unión Marítima, Unión Minera, Unión (...)

173Señor Presidente3

174Habiendo organizado para el próximo domingo 27 una conferencia pública sobre sociabilidad e higiene, me hago un deber en invitar a Ud., y por su intermedio, a los miembros de esa institución, a concurrir al acto ya citado. Creo innecesario encarecer a Ud. las ventajas que esta clase de reuniones aporta a la educación del pueblo.

175Esperando que Ud. y los señores miembros de la sociedad que Ud. preside nos favorezcan con su asistencia, tengo el agrado de suscribirme de Ud., su atento servidor.

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla 16/Septiembre/1905

176Muchas veces nos hemos preguntado: ¿qué cosa celebra el pueblo en los días llamados del 18 de septiembre? Algunos, y sobre todo los burgueses, nos dicen: “celebramos nuestra emancipación política, nuestra independencia como república”. Mas en realidad de verdad, la clase proletaria no tiene ninguna libertad ganada con el cambio operado en Chile el 18 de septiembre de l8l0. Si alguna libertad tiene el trabajador, ella es la de morirse de hambre, vivir en la miseria o pasar toda su vida en el presidio. Para que veamos bien estas cosas, para analizar su realidad, debemos alejarnos un poco del fanatismo que nos empuja a creernos emancipados y a considerar como nuestra la independencia de la República.

177Nada, pero nada, tiene que celebrar el pueblo proletario en esta fecha, porque su libertad aún no la ha conquistado. Los que verdaderamente se emanciparon del yugo español fueron los ricos, pero no por sus esfuerzos, sino por los esfuerzos y sangre de los pobres. Los pobres eran pobres bajo el yugo de la monarquía española, y pobres son todavía, bajo el yugo de la monarquía chilena, llamada por sarcasmo república libre.

178Entonces, ¿qué celebran los pobres? ¿la emancipación de los ricos chilenos sobre los ricos españoles? Abre tus ojos, pueblo, y verás la verdad. La libertad no la tienes y debes prepararte para conquistarla. Lo que hay de verdad, miradas las cosas sin pasión, es que un grupo de ambiciosos de poder y de dinero y que hoy son llamados padres de la patria, armaron a los esclavos de la colonia para hacer la revolución y, una vez vencedores ellos, se apoderaron de la dirección de los pueblos y del dinero.

179Desde que se proclamó la república, los impuestos y las contribuciones han ido aumentando asombrosamente hasta llegar a formar hoy día una renta de más de ciento cincuenta millones de pesos anuales, que se la roban y la malgastan entre los favorecidos y los ricos. ¿Qué toca al pueblo de toda esa renta creada en esta república independiente? La metralla y los sables, el patíbulo y las cárceles que con ese mismo dinero, arrancado a su trabajo, se le tiene preparado como premio, cuando intente reclamar justicia.

180Los proletarios que se precien de serios, estudiosos y amantes de la emancipación del pueblo, deben comprender que es sumamente pernicioso contribuir a celebrar una fiesta que marca una nueva jomada de esclavitud para el pueblo. Es pernicioso porque la ignorancia hace creer al pueblo que en esos momentos se olvidan las diferencias entre ricos y pobres, que al rico le conviene porque así narcotiza por algún tiempo al pueblo; pero los trabajadores pierden porque, al calor de esos momentos, los ricos aprietan más las cadenas con que nos oprimen.

181¿Qué patria tenemos nosotros que no poseemos un solo pedazo de suelo, un techo donde descasar? ¿Qué libertad tenemos nosotros que no podemos andar, comer, gozar, ni trabajar sino bajo el peso de leyes abrumadoras y pesadas? ¿Qué celebramos entonces?…

Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla 17/octubre/1905

182Poseído de emociones hermosas, que aún en este momento de tranquilidad en que yo escribo para mis amigos de Tocopilla me mantienen rodeado de una embriaguez de placer, me dispongo a trazar unas cuantas líneas para dar a conocer la acción proletaria de Antofagasta y las delicadas atenciones de que he sido objeto en esta excursión iniciada para aumentar la propaganda de las ideas que hoy son el norte de toda alma sublime. Voy a hacer una relación breve porque al extenderme en detalles, no serían suficientes todas las columnas de El Proletario, y tanto habría que decir. Penetremos:

183PRIMER DIA. La mañana del miércoles 11, al amanecer, fondeaba el GUATEMALA en la bahía de Antofagasta. Como a las 7 llegaba una chalupa con un grupo de demócratas y atracaba a la escala. El primero de los amigos que avanzaba era Horacio Loyola, a quien conocimos en la Convención demócrata de Chillán en 1901, seguía Manuel Muñoz, el intrépido y locuaz muchacho que en nuestras filas ha sabido tener palabras entusiastas que unen los corazones. Los demás, correligionarios a quienes por primera vez veía, me fueron presentados y nos sentimos viejos amigos estrechando nuestras manos con verdadero cariño. Ellos eran: el presidente de la Agrupación Demócrata de Antofagasta, Pedro Reyes; el presidente del centro de propaganda de la Juventud demócrata, Luis E. Donoso; Pascual Madariaga; el vicepresidente de la Agrupación, Manuel Castro y varios otros correligionarios.

184En el inmueble nos esperaban numerosos demócratas, aquí estaba el viejo campeón, Eliseo Guerra, muchos que me fueron presentados por vez primera y el antiguo demócrata fundador de tantas agrupaciones en el sur, periodista y escritor obrero Víctor Soto Román, con quien luchamos juntos tantos años en Santiago, y nos fuimos al salón de la Agrupación. Me sentía feliz, rodeado de verdaderos hermanos. Aquí me sorprendieron nuevas emociones. Yo que he visitado tantas agrupaciones en el país, no he visto como en ésta rendir tan justo homenaje a los primeros hombres que arrojaron en estas tierras la semilla de la democracia. No puedo prescindir de algunos detalles: en el fondo del salón, a espaldas de la mesa directiva, se destaca un gran retrato, tamaño natural, de cuerpo entero, del filósofo Francisco Bilbao. Es un trabajo hermosísimo, acabado; una verdadera obra de arte. A la izquierda de Bilbao, el estandarte de la Agrupación y, a la derecha, el estandarte del Centro de Propaganda de la Juventud Demócrata. Al otro extremo del salón, otro retrato de Bilbao, de medio cuerpo. Sobre la mesa un busto de Bilbao. Las paredes del salón, todas llenas de adornos y gallardetes con los nombres de Millán, Concha, Gutiérrez, Guarello, Poupin, Contardo y demás fundadores de la democracia. Todo esto formando el más bello conjunto artístico contribuye a inspirar el más sublime amor por el bien humano.

185En hogar demócrata fui objeto de atenciones tan delicadas cuyo perfume me embriagará en un constante recuerdo por muchos años. Este primer día fue un soplo. En la tarde visitamos al regidor demócrata Ismael Soto Pérez, siendo cariñosamente recibido por él y su digna esposa, la señora Lorenza de Soto, antigua luchadora en las filas de las sociedades obreras de este puerto. Ismael Soto Pérez, regidor en dos períodos, es el mismo amigo que conocimos en Santiago, en la Convención Demócrata de abril de 1900. El atento y culto demócrata apreciado de sus correligionarios, es casi seguro, vuelve al municipio por el voto de esta agrupación que le ama.

186En la noche del 11 se reunió la asamblea, salón lleno, más de 300 personas, entusiasmo delirante. Se saludó en mi persona a los demócratas y mancomunales de Tocopilla, con un discurso del presidente de la asamblea, interrumpido a cada pasaje por los espontáneos aplausos de una masa obrera que avivaba hasta el delirio a los luchadores y las víctimas de Tocopilla perseguidos por un gobernador balmacedista, muy conocido acá, por un juez radical y una colmena de truhanes de ambos partidos, sobre quienes cayeron recuerdos que son un azote de fuego y un salivazo de plomo candente. La asamblea lanzó una marca imborrable como estigma, a los verdugos balmacedistas y radicales que azotan al pueblo. Lleno de inefable ternura y placer, agradecí en nombre de los obreros de Tocopilla esta manifestación de solidaridad fraternal, que va uniendo a los oprimidos a través de los pueblos.

187Usó de la palabra Carlos Omar Díaz, obrero sastre, que fue uno de los grandes luchadores de la Mancomunal y dijo que aunque por muchos años había pertenecido al partido balmacedista, hoy había visto la luz, y no tuvo sino palabras terribles llamando verdugos e inquisidores del pueblo a los que fueron sus correligionarios. Siguió Arturo Laborda, Secretario de la Asamblea y Pedro Cáceres Díaz, Secretario de la municipalidad, demócratas jóvenes, fogosos de elocuencia y erudición; son oradores bien posesionados, enamorados de la democracia. Hubo muchos otros discursos. Así, pálidamente esbozado, pasó el primer día. Termino aquí esta correspondencia ya larga pero que agradará a los que se interesan por el movimiento proletario, por su progreso y felicidad. Para el próximo número irá la relación del segundo día, más interesante que el primero.

Salud y agitación
Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla 21/octubre/1905

188EL SEGUNDO DIA: Después de una noche dormida con un sueño feliz, suave y tranquilo, me preparo a seguir la labor. Antes, debo dedicar algunas líneas al hogar que me da afectuoso albergue. Es la casa de la familia Muñoz. Ismael Muñoz un antiguo luchador de la sociabilidad obrera, vicepresidente de la Mancomunal, ex presidente del Partido, de la Gran Unión Marítima, obrero muy estimado, y su esposa, la señora Guadalupe Guarachi de Muñoz, padres de nuestro querido amigo Manuel Muñoz G., conocido de todos allá y acá. Estoy en mi casa, cariño, atención, todo.

189La mañana se deslizó visitando a mucho correligionarios. Al empezar la tarde visité la Mancomunal donde conversamos cordialmente con Antonio Cornejo. Visitamos la imprenta de EL MARITIMO, a cargo del Secretario de la Mancomunal, Manuel E. Aguirre, un joven, casi un niño, pero un bravo luchador. En otra correspondencia dedicaré algunas carillas especialmente a la Mancomunal. Pasé a visitar el hogar del correligionario y amigo Adolfo Vergara y a conocer a su digna compañera, la hermosa señora Eloísa Zurita de Vergara, para quienes dedico una página especial.

190Eloísa Zurita de Vergara, es una joven y gentil luchadora, poseída de una conciencia pura, pura como los sublimes sentimientos, propios en una mujer que ama, con alma de artista, la verdad y la justicia, elevándolas como símbolos de la libertad. Es un alma fundida en el crisol del altruismo. Enamorada del bien. Es un espíritu vigoroso, templado en el fuego de las miserias humanas, que se eleva purísimo, dotado de las energías viriles para odiar la iniquidad y el lodo con que se doran las castas privilegiadas. Su voz es el eco de la justicia, es el gusto de la conciencia que despierta las almas dormidas. Su voz adornada de un lenguaje cultivado con amor de artista, dotada de una elocuencia natural que arroba, que embelesa; es la expresión de una conciencia sana, de- un corazón apasionado que aborrece la maldad humana. A Eloísa Zurita es una mujer moderna, una verdadera revolucionaria. Amada de todos los proletarios de Antofagasta y de quienes le conocemos. Conversé con ella largamente, como con una hermana de lucha social con quien había muchas cosas que hablar, que recordar, que preparar. Nos acordamos con tierno cariño de esa novel guerrillera porteña, que se eleva como chispa eléctrica entregas multitudes: Carmela Jeria G., esa chiquilla que aún no baja los vestidos, y que ya empuña, con un brazo de atleta, el hacha de la luz para derribar las montañas de sombras que entenebrecen la mente humana.

191Los nombres y acciones generosas de Mercedes Jeria V. de Jorquera, Juana Roldán de Alarcón, Eloísa Zamora y otras intrépidas luchadoras que hoy desprecian las críticas grotescas y los prejuicios sociales, fueron recordadas ¡Cómo se deslizaron las horas de esa tarde diáfana! Rodeados de afecciones, de recuerdos, mirando el mar… La mirada de Eloísa se perdía en el horizonte como buscando la clave para descifrar el enigma humano.

192Adolfo Vergara, carpintero, ex regidor de obras municipales, es un amigo sincero, un batallador antiguo en las lides proletarias. Llegó la noche. Nueva asamblea. Sala llena. Desbordante entusiasmo. Firmarán el registro, como en la noche anterior, una docena más de nuevos demócratas. Con gran júbilo vi firmar el registro a Eduardo Mascayano, amigo querido desde Tocopilla, donde fue presidente del gremio de artesanos de la Mancomunal, a Galvarino Pérez, que había pertenecido al Partido Socialista en Santiago. Era asamblea de propaganda. Hablé dando a conocer el entusiasmo y esperanza de los demócratas de Tocopilla y el gran desarrollo de esa agrupación. Usaron de la palabra Manuel Muñoz G., Pedro Cáceres Díaz, disertando sobre la fraternidad demócrata. Siguió Ernesto Carrasco, el incansable luchador desde Tocopilla, disertó sobre los deberes del demócrata. Entre sus muchas ocurrencias buenas, copio ésta que expresa todo un mundo de acciones, Carrasco dijo: “todo demócrata, el día de la elección, debe ir temprano a la mesa electoral a depositar su voto por los candidatos del Partido y quedarse allí como un centinela de la idea, cuidando el voto depositado en la urna, para que no se lo roben los ladrones de la aristocracia”. Y repitió como dos o tres veces la misma frase, como queriendo grabar esas palabras en la conciencia de los demócratas.

193Todos se expresaron con elevado criterio y fueron muy aplaudidos. Se acordó celebrar nuevamente una asamblea de propaganda para el domingo 15 y otra ordinaria el lunes 16, con el objeto de ocuparse de la elección de candidato a diputado y demás trabajos electorales. Se prepara un mitin público de propaganda para el domingo 22, y se agita la idea de fundar un periódico demócrata. Con esto creo suficiente por ahora. En mi próxima irán detalles de los nuevos acontecimientos.

Salud y agitación
Luis E. Recabarren S.

El Proletario, Tocopilla 24/octubre/1905.

194Anteriormente he detallado lo ocurrido en los dos primeros días de mi llegada a ésta, o sea, el día 11 y 12 del presente. Tócame ahora continuar esta crónica para que los entusiastas demócratas de Tocopilla vean cómo sus hermanos de Antofagasta luchan y se agitan con el mismo propósito: el triunfo futuro.

195El día 13 fue dedicado con empeño a empujar el mayor número de ciudadanos a inscribirse en los registros electorales, a preparar un viaje a la caleta Coloso, buscando buenos caballos y buenos compañeros y a preparar también una gran asamblea de Conferencia para el domingo 15. El día 14 partía de este puerto en dirección al Coloso acompañado del presidente de la agrupación, Pedro Reyes, correligionario entusiasta con quien hice un delicioso viaje en magníficos caballos que salvaron la distancia en hora y cuarto. Casi al final de nuestro viaje nos encontramos con el vicepresidente Manuel Castro, que también iba al Coloso con un amigo.

196¿Cuál era el objeto de nuestro viaje? Repartir proclamas de propaganda para que los no inscritos viniesen a firmar los registros electorales. Así lo hicimos, de casa en casa, de faena en faena hicimos circular el papel impreso y nuestra voz de propaganda, animación y entusiasmo. Todo con buenos resultados. Conversamos con muchos amigos, entre ellos encontramos a Gregorio Olivos, correligionario de Tocopilla. En la noche estuvimos en el salón de la Mancomunal, con numerosos compañeros y dejamos anunciada una Conferencia para el domingo 22. Muchas otras obras de propaganda se dejaron empezadas que más tarde conocerán nuestros lectores. A las 9 de la noche montábamos nuestros caballos para regresar a Antofagasta. Volvíamos los cuatro.

197Ante nosotros se presentaba el más hermoso panorama. Un camino sinuoso que se dilataba en proyecciones de medias sombras. A nuestra derecha, una cadena ininterrumpida de cerros, detrás de los cuales se asomaba alternativamente por entre nubes y cumbres la luz de la luna, cooperando al romanticismo del paisaje. A la izquierda el mar. Un mar semi-agitado, dejando ver en la lejanía luces de buques y vapores. El grito de las olas, como un quejido, al quebrarse en las peñas, formaba su armonía con el galope de nuestros caballos briosos y a la charla de propaganda chispeante y altiva, conversábamos de nuestros futuros triunfos. Así, la propaganda de nuestros ideales, que siempre encuentra las asperezas de la lucha y la amargura de decepciones no concebidas, encontraba un delicado atractivo que nos infundía mayores entusiasmos para perdurar en nuestra obra.

198Llegamos a Antofagasta a las 11 P.M contentos de lo obrado. El domingo 15 está lleno de agitaciones y merece un artículo especial para el próximo número.

Luis E. Recabarren S.
Antofagasta octubre 17 de 1905

El Proletario, Tocopilla, 28/octubre/1905

199Continúo esta relación: El domingo 15 de octubre nos esperaba con muchas sorpresas y circunstancias. Por la mañana debíamos preparar el campo para aumentar el número de los inscritos en los registros electorales, para concurrir a una asamblea de electores convocada por la Municipalidad para conceder un aumento de 10 centavos por carrera a la tarifa del gremio de conductores de coches, solicitada en vista del fabuloso precio del pasto, agua y demás artículos del caso. También había que obtener buena asistencia para la conferencia anunciada por el Partido.

200A las 12 del día se abría la sesión de la asamblea de electores. El gremio de obreros y el Partido Demócrata representaban las tres cuartas partes de la concurrencia. Después de los trámites de estilo, la asamblea aprobaba por unanimidad el aumento a la tarifa y los vivas al gremio de cocheros y al Partido Demócrata resonaron entusiastas en el espacio. Se retiraron los asambleístas y todos nos fuimos al salón del gremio de cocheros. Pero en una de las plazas que había en el trayecto, se improviso un meeting ante una concurrencia que no bajaría de 300 personas, donde se me pidió que usara de la palabra. Después pasamos al salón social, donde se bebió una copa de cerveza por el triunfo obtenido. A las 1:30 nos disponíamos a venirnos al salón de la agrupación. Poco antes se improvisó una tribuna usando de la palabra un miembro del gremio y enseguida se me ofreció la palabra, aprovéchela para dar una conferencia sobre los frutos de la unión y la fraternidad obrera, que fue muy bien recibida por el gremio y la concurrencia

201Enseguida partíamos en desfile por las calles hasta llegar al salón de la Agrupación, local que se hizo estrecho para recibir tanta afluencia de ciudadanos. A las 2 se iniciaba la conferencia con todo éxito. Usaron de la palabra Arturo Laborda, Luis Navarro, Juan B. Payanco, Luis E. Recabarren, Horacio Loyola, y Ernesto Carrasco, oradores que fueron todos delirantemente aplaudidos.

202El lunes por la noche hubo otra asamblea de propaganda con sala llena y entusiasmo sobrado.

203El martes en la noche, reunión del directorio y correligionarios influyentes para echar las bases de una imprenta que publique un diario demócrata.

204La inscripción en los registros electorales marcha muy bien, siendo de nuestras filas el 40%

205El registro de nuestro Partido ha recibido no menos de cien nuevos correligionarios en estos cinco últimos días

Gafas Polaroid 807 S X PLD M9 Sol 6039 de 206El domingo en la tarde fui conducido preso en unión de Arturo Laborda y Agustín Pizarro, obteniendo la libertad bajo fianza de 60 pesos. El motivo de esta prisión será materia de un próximo artículo en el cual veremos campear la cultura de soldados y oficiales de policía de esta capital provincial llamada también civilizada.

207Hasta mi próxima

Luis E. Recabarren S.

El proletario, Tocopilla 31/octubre/1905

208Hoy miércoles 18 parto al interior haciendo mi primera visita a la oficina Pepita, en donde nos esperan Fortunato Gutiérrez, Eduardo Joglar y muchos amigos de Tocopilla, en unión de los de esta zona. Mi viaje es con Antonio Cornejo, el entusiasta presidente de la Mancomunal de Antofagasta. Como prometí en mi anterior, haré una relación del motivo de esta casi prisión en Antofagasta.

209En la tarde del domingo 15, después de terminada esa agitación incesante de propaganda, nos dirigimos yo, Arturo Laborda, secretario de la Agrupación, y Agustín Pizarro, entusiasta amigo y correligionario, a hacer un buen paseo a una quinta de este puerto. Cerca ya del final de nuestro viaje, un paco de a caballo sostenía de la trilintroya a un hombre que colgaba y se revolvía entre las patas del caballo, siendo las intenciones del guardián arrástralo así hasta el cuartel. Eran las cinco de la tarde y eso ocurría en un barrio central.

210En esos momentos llega otro guardián trayendo orden de un oficial para que ese individuo fuera puesto en libertad. Pero el guardián no quiso obedecer y pretendió con soberbia arrastrar al hombre que colgaba. No pudimos permitir un insulto semejante a la cultura y a la humanidad e intervinimos para impedir esa brutalidad policial, ofreciéndonos al soldado para buscarle un coche en que fuera conducido el presunto reo a fin de que no fuese arrastrado. Pero el paco se ensoberbeció y nos amenazó y revolvió al caballo, pisando al hombre. Entre tanto, formose una poblada alguien cortó la trilintroya libertando a esa víctima de la canallada. En esto llega un oficial de apellido Leiva, hijo de un demócrata de Iquique, que es aquí un pequeño sátrapa, orgulloso de cargar un sable que cree le da mucha autoridad y se constituye en esbirro del pueblo…¡Es una desgracia!

211Interpusimos reclamo al oficial en forma culta y nos indicó ir a la prefectura a reclamar contra el guardián. Así lo hicimos. Interpuesta la queja con la declaración nuestra de la verdad de los hechos, se nos ofreció dejar arrestado al guardián en castigo y nos retirábamos.

212Enseguida el guardián se presentó mintiendo que nosotros le habíamos quitado el reo y cortado la trilintroya. Entonces el oficial de guardia nos declaró reos y fue preciso apelar a un superior para obtener libertad bajo fianza, quedando citados para el día siguiente. Comparecimos el lunes ante el Prefecto a quien expusimos la verdad, persona que nos atendió delicadamente y nos hizo justicia haciéndonos devolver el dinero y concluir el asunto. Cooperó amistosamente el señor Ramírez, teniente de esta policía. Todo siguió después en paz. Salud y afiliación.

Luis E, Recabarren S.
Antofagasta, octubre 18 de 1905

El proletario, Tocopilla, 4/noviembre/1905

A la pampa – en oficina Pepita – una visita a la mancomunal – su escuela – el espíritu demócrata ida por Antonio Cornejo,

213El viaje preparado para el miércoles 18 se realizó sin tropiezos. A la una de la tarde llegábamos a la oficina Pepita, la más grande de este cantón como que son dos oficinas unidas: Pepita y Lota, cuyos campamentos están juntos, formando una gran población. En la estación nos esperaba una comisión de la Mancomunal.

214Aquí se respira un aire más libre. La vida es más barata y más cómoda que en Toco. Todas las faenas están en mejores condiciones. No se vota jamás una carretada de caliche. Todos los cachuchos de la Lota están cerrados por completo. No hay peligros en el trabajo. El peso para el doctor no se cobra. En una palabra: no hay gabelas.

215En la noche del miércoles nos acercamos al salón de la Mancomunal, en el cual estaba instalada una escuela nocturna. Estaba llena de niños ¡Qué hermoso espectáculo! La clase se suspendió a las 8 y media para dar lugar a una sesión de propaganda y de trabajo. La sala, grande, estaba repleta, hasta la calle. Parece que había cierta curiosidad por conocerme, por saludar, por oírme.

216Abierta la sesión, presidida por Antonio Cornejo, usó de la palabra presentándome a los compañeros con frases empapadas de cariño, llenas de recuerdo a la última persecución de Tocopilla, frases que provocaron entusiasmo y aplausos. Después se me ofreció la palabra. Saludé a los mancomunales de Pepita en nombre de los de Tocopilla. Tracé, a grandes rasgos, los beneficios de la unión. Hubo mucho entusiasmo y muchos aplausos. Quedamos comprometidos para celebrar una Conferencia en la noche siguiente.

217STEAMROLLER Roller Rose Roller STEAMROLLER Nude Light dY4xxawqBAquí en Pepita, tuve una gran alegría. Hay muchos mancomunales, muchos demócratas de Tocopilla. Fortunato Gutiérrez delegado en esta oficina ocupó el mismo cargo allá, en Iberia. Eduardo Joglar, tesorero de esta delegación, fue delegado allá en Rica Aventura. Pasamos un buen rato de recuerdos y entusiasmos. La noche del jueves la asistencia fue más numerosa. La conferencia se llevó a efecto con toda corrección y produjo notable buen efecto. Además usaron de la palabra Cornejo, Luis Huidobro, Fortunato Gutiérrez y Pedro M. Mora. Hubo un buen número de compañeros que bajaron a inscribirse en los registros electorales y están dispuestos a constituir aquí una Sección Demócrata. Una sola queja hemos encontrado aquí: que el administrador de correos vende las estampillas de a 5 centavos, a tres por 20 centavos; las casillas las arrienda a 2 pesos mensual; por giros cobra 50 centavos, aparte de los derechos; por las encomiendas cobra mucho precio. ¿Se podrá remediar esto? El viernes volvíamos a Antofagasta acompañados de muchos compañeros que iban a inscribirse en los registros electorales, prometiendo hacer una gran propaganda por los ideales de la democracia y mancomunales. Esto es, velozmente bosquejada, la visita a esta oficina. Nos hemos retirado muy contentos y agradecidos de tanta atención de que fuimos objeto. Hasta la próxima.

Luis E. Recabarren S.
Antofagasta, octubre 19 de 1905

El Proletario, Tocopilla 11/noviembre/1905

Elección de candidato a diputado.

218Mientras viajaba por la pampa a fin de contribuir a levantar cuanto más fuera posible el entusiasmo, en Antofagasta se reunieron los demócratas en sesión ordinaria en la noche del miércoles 18, con regular asistencia. Se trataba de pronunciarse de las notas recibidas de la Agrupación de Tocopilla, referentes a la elección de candidato a diputado. La discusión despertó gran interés, pues, alrededor de los acuerdos tomados en esa, hubo acá diversas opiniones. Unos opinaban para que la elección se hiciese en otra fecha, otros porque hubiera una semana para votación, otros por proceder igualmente que Tocopilla.

219Después de discutida con gran interés la forma a que se sujetaron para elegir al candidato a diputado, se llegó al siguiente acuerdo: “La Agrupación de Antofagasta, procederá a elegir candidato a diputado de la siguiente manera: se abrirá votación la noche de los días 17 y 18 de 7:30 a 10:00 P. M., y el día 19 durante todo el día, desde las 9:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde. La recepción de los sufragios se hará por comisiones, conforme a los acuerdos tomados en Tocopilla”.

220El entusiasmo que va despertando en el pueblo la actitud activa y varonil de la agrupación demócrata se va notando de una manera harto marcada. Durante los días de las inscripciones han concurrido a firmar los registros del Partido más de cien nuevos ciudadanos, y los inscritos alcanzan a 802, cifra jamás vista en este puerto. La propaganda que seguirá haciéndose, hará que a lo menos la tercera parte de esos inscritos vengan a ocupar nuestras filas. A La noche del sábado 21 había asamblea de propaganda a la que asistieron unos cien demócratas. Hicieron uso de la palabra Pedro Reyes, presidente de la agrupación; Pedro Cáceres Díaz, saludando con entusiastas frases a los nuevos demócratas; Manuel Muñoz G., felicitándose de este progresivo entusiasmo y engrandecimiento que tan marcadamente se nota en Antofagasta, e invitando a todos los demócratas a una velada para el sábado 28, a beneficio de la gira de propaganda.

221Por mi parte, di cuenta de mi viaje a Pepita y saludé a los nuevos demócratas. Al abrirse la sesión se dio lectura a una nota de la Agrupación de Tocopilla, en que se agradecen las atenciones hechas a mi persona, y se considera como actos tributados a esa asamblea hermana. La asamblea quedó citada para el miércoles 25. La sociedad para la imprenta está citada para el 24. Hoy a las 12:00, partimos a la caleta Coloso, donde nos esperan todos los trabajadores reunidos. Vamos, Antonio Cornejo, Manuel Muñoz G. y Pedro Reyes. La Conferencia que allí daremos promete resultados tan excelentes como en Pepita y en Antofagasta. Enviaré los datos en seguida. Salud y agitación.

Luis E. Recabarren S.
Antofagasta, octubre 22 de 1905

El Proletario, Tocopilla, 14/noviembre/1905

En Caleta Coloso
Hermosa manifestación

222Los preparativos para nuestra excursión de propaganda al Coloso no fallaron y el viaje se realizó con toda felicidad. A las 12:30 del día partiendo de la avenida Brasil: Antonio Cornejo, presidente de la Mancomunal, Ismael B. Muñoz, vice de la misma, Manuel Muñoz G., Luis E. Donoso y el que suscribe. El trayecto se hizo a caballo. Eran las 2:00 de la tarde cuando nos desmontábamos en medio de los saludos y manifestaciones de cariño de los mancomunales del Coloso. Se nos brindó una copa de cerveza para refrescar el cuerpo, después de la caminata.

223A las 3:30 se abrió la sesión presidida por el compañero Antonio Cornejo, quien en un discurso florido y lleno de entusiasmos imperiosos, bosquejó la obra de las mancomunales, recordando especialmente lo ocurrido en Tocopilla y concluyó presentándome a los hermanos del Coloso, dando a conocer el objeto de mi visita: la propaganda por la unión. Enseguida se me ofreció la palabra. Como presidente de la Mancomunal de Tocopilla y en nombre mío, y de todos los compañeros de ésa, saludé a los que aquí luchan por el ideal de la emancipación humana e hice votos por el progreso de la Mancomunal llamando a los trabajadores a la unión y a la fraternidad. Después usaron de la palabra el vicepresidente, compañero Ismael Muñoz, Manuel Muñoz y otros compañeros. Todos los discursos fueron entusiastamente aplaudidos, dejando excelente impresión y buen ánimo entre los trabajadores del Coloso la obra de propaganda. La reunión se había efectuado en plena pampa, preparando una carpa atracada a un estanque, a donde concurrieron casi todos los habitantes del Coloso. Allí se veían los trabajadores rodeados de sus familias, con sus esposas e hijos. Era un cuadro encantador. Ese conjunto hermoso de pequeñas familias formando la gran familia social. Se ofreció en venta el folleto sobre los sucesos de Tocopilla y se colocaron totalmente los cincuenta ejemplares que llevábamos. También se hicieron numerosos suscriptores a EL PROLETARIO.

224Terminada la sesión se sirvió un abundante lunch en el cual los obreros del Coloso, hicieron derroche de elegancia y confort. Enseguida nos retiramos usando de la palabra para dar el “hasta luego” a nuestros hermanos y emprendimos viaje a Antofagasta, lanzando los corceles en briosa carrera por la orilla de la playa. Llegamos satisfechos de ver los preciosos frutos de la propaganda educativa y moral que empujan nuestras mancomunales.

225En Antofagasta nos esperaba a comer el correligionario Agustín Pizarro. Aquí nos encontrarnos reunidos Laborda, yo, Manuel Muñoz, y Luis. E. Donoso. El hogar del compañero Pizarro es el modesto hogar de un obrero amante de la familia. Le vimos allá rodeado de encantos y felicidades. Tiene siete hijos, el mayor de nueve años y el menor de pecho. Es un grupo de preciosos chicuelos, como un capullo próximo abrirse en el jardín de la democracia. El compañero Pizarro ha dado por nombre a una de sus hijitas Zoila Democracia, lo que revela el amor que este amigo profesa a la causa del pueblo.

226Las horas se deslizaron deliciosas y concluimos llenos de felicidades nuestro día de propaganda.

Luis E. Recabarren S.
Antofagasta, octubre 23 de 1905

El Proletario, Tocopilla 18/noviembre/1905

Diario Demócrata. Su fundación de Antofagasta

227La gran aspiración de fundar un diario demócrata en Antofagasta es ya una hermosa realidad. Dentro de un mes aparecerá esta publicación a la altura de los más grandes diarios burgueses.

228El lunes 30 de octubre se reunieron los accionistas de la asociación de imprenta para finalizar la discusión de los estatutos y organización definitiva de la sociedad. Al terminarse la sesión, dejábamos ya concluido el trabajo conducente a dejar hecha esta asociación. El martes se colocaron totalmente las acciones cuyo valor, de cincuenta pesos cada una, debía pagarse al contado. He aquí la nómina de los demócratas que han tomado y pagado las acciones y el número de ellas: 1 Santiago Calvo; 1 Nicanor Rubio; 3 Adolfo Vergara; 2 Inocencio Rodríguez; 1 Luis E. Recabarren S.; 3 Ismael Soto Pérez; 2 Arturo Laborda; 3 Agrupación Demócrata; 1 Antonio Moreno; 1 Juan B. Poyanco; l Francisco Marchant; 1 Agustín Pizarro; 1 Ismael B. Muñoz; 1. Manuel Castro O.; 1 Luis A. Navarro; 1 Luis E. Donoso; 1 Nicomedes Cortés; 1 Francisco S. Muñoz; 2 Enrique Nieto; 1 Roberto Astudillo; 1 Claudio González

229Con lo cual se ha reunido un total de mil quinientos pesos, capital que en nuestras manos es suficiente para fundar un gran diario. En la noche del jueves 2 se tomaron los siguientes acuerdos: Nombrar administrador del diario al que suscribe. Autorizar al tesorero para entregar los fondos al administrador para que compre los materiales de imprenta en Valparaíso, y facultarlo para que pueda comprometer el crédito social hasta por quinientos pesos, a fin de adquirir mayores elementos de imprenta. Se nombró en comisión para recoger avisos y suscripciones a Enrique Nieto, Luis A. Navarro y Arturo Laborda. Se acordó que el diario lleve por título LA VANGUARDIA. Se acordó tener nuevamente sesión el jueves 9 para revisar los estatutos y acordar reducirlos a escritura pública. Se eligió directorio recayendo la elección en las siguientes personas. Presidente: Adolfo Vergara, Vicepresidente: Ismael B. Muñoz, Tesorero: Inocencio Rodríguez, Secretario: Agustín Pizarro, Consejero: Luis A. Navarro. El entusiasmo entre la clase proletaria es inmenso. En los corrillos y en todas partes sólo se habla de la actividad aplastadora que viene desplegando la democracia en Antofagasta. Es el despertar de un pueblo que sacude su inercia para ocupar el puesto que le corresponde en las luchas del futuro. A los indiferentes y los proletarios que aún militan en los otros partidos, se sienten contaminados con este resurgimiento, se sienten barridos por esta avalancha que agita los corazones para despertarlos a la verdad. La debacle de los partidos burgueses va a ser espantosa. El pueblo quiere castigarlos con mano inexorable. Hoy me embarco para Taltal. Allí estaré ocho días a fin de seguir viaje a Valparaíso para traer cuanto antes la imprenta a ésta. Mis saludos para los amigos y mis felicitaciones por los nuevos progresos. Salud y agitación.

Luis E. Recabarren S.
Antofagasta, noviembre 3 de 1905

El Proletario, Tocopilla 21/noviembre/1905

230El domingo 5 del actual amanecí en la bahía de Taltal. Como a las 7 llegó a bordo el vicepresidente del Partido, Roberto Molina, acompañado de un buen número de correligionarios. En otro bote llegaba Daniel Ahumada, presidente de la Mancomunal, acompañado de numerosos mancomunales. Hubo mucho gusto y muchas frases de cariño y bienvenida. Todo el domingo se deslizó en agradable charla de propaganda. Por la mañana estuvimos en casa de Moisés Guardia, un entusiasta y querido demócrata. En la tarde y en la noche, en una agradable soirée en casa de la familia del compañero Luis Morales Roco, joven pujante en la lucha demócrata mancomunal, entusiasta y enamorado de los ideales que sustenta nuestra causa, causa que abraza con toda abnegación.

231Horas que así se deslizan, llenan la vida de flores y de perfumes. Unidos los hombres en el placer y en las angustias de la lucha, se sienten fuertes y poderosos para triunfar. Para la noche del lunes estaba citada la asamblea demócrata. A las 8 había cerca de cien correligionarios. El salón se desbordaba. Se abrió la sesión y el vice, después de los trámites ordinarios, saludó en mi persona a los demócratas de Tocopilla, con un elocuente y sencillo discurso. Contesté agradeciendo los hermosos conceptos y haciendo votos por los futuros triunfos. Hubo un entusiasmo desbordante. Muchos oradores me saludaron con frases cariñosas empapadas en recuerdos a las persecuciones pasadas y presentes.

232Moisés Guardia, David Ahumada, Salvador Cereceda y otros, dejaron oír su palabra provocando aplausos espontáneos. Se incorporaron 20 nuevos demócratas que fueron ruidosamente aplaudidos. Después de esto esta asamblea acordó enviar un delegado a Antofagasta para que se haga allí el escrutinio general de la elección de candidato a diputado. Con esto se duplicará el entusiasmo. En la noche del martes se reunió la Mancomunal con una asistencia muy cerca de doscientos socios. Es una pléyade de jóvenes decididos y abnegados que luchan con amor por el progreso de la causa. David Ahumada, en un brillante discurso, me presentó a los combinados. Dirigió la palabra a los compañeros exponiendo los beneficios que ya se notan debido al espíritu fraternal y solidario que propagan los mancomunales. Se notaba un entusiasmo grandísimo. Hubo aplausos y oradores muy animados. La Mancomunal acordó en esta misma sesión disponer de mil pesos, que se reunieron entre una cuota única que se ha acordado para imprentas, producto de una rifa y fondos sociales, con el objeto de comprar una imprenta para la Mancomunal. Se acordó que yo me encargara de comprarla y traerla junto con un tipógrafo periodista que se haga cargo de ella. Así, pues, en este viaje llevo la misión de comprar dos imprentas: una para un diario demócrata de Antofagasta y otra para un periódico mancomunal en Taltal. Con estos progresos, con la adquisición de imprentas que son las palancas poderosas que moverán el mundo obrero empujándolo por el camino de la conquista de sus derechos, vemos que las horas de nuestra felicidad y de nuestra redención se aproximan muy rápidamente. Es de calcularse el entusiasmo que había. El Partido tiene asamblea nuevamente esta noche. Se espera que se incorporen muchos otros nuevos demócratas, pues se nota una gran agitación entre las clases proletarias que van palpando los beneficios que produce la unión y fraternidad obrera.

233Mañana jueves subo a Santa Luisa, acompañado de cuatro compañeros: dos que bajaron en comisión a buscarme, y dos que me acompañan desde aquí. Bajaré el viernes para tomar el vapor que pasa el Sábado. Es de esperar que los amigos de Tocopilla, no se quedarán atrás en esta gran campaña de reivindicaciones. Salud y agitación.

Luis E. Recabarren S.
Taltal, noviembre 8 de 1905

El proletario, Tocopilla, 2/diciembre/1905

234El jueves 9 del presente nos dirigimos a la Oficina salitrera Santa Luisa, David Ahumada, Moisés Guardia, Francisco Rojas, Pedro Miranda y el suscrito. Los dos primeros nombrados por la agrupación de Taltal para acompañarme y los dos últimos enviados por la agrupación de Santa Luisa para el mismo objeto. En Santa Luisa nos esperaban un buen número de compañeros; Antonio Garay, Domingo González y otros nos rodearon de atenciones. Las buenas horas de la tarde se deslizaron en medio de animada conversación sobre el despertar obrero y el gran entusiasmo que se nota por la unificación del elemento obrero. Se tenía preparada para la noche una delicada y hermosísima manifestación.

235El gran salón del hotel de Santa Luisa se había arreglado primorosamente con el objeto de ofrecerme un banquete al cual asistieron más de cien correligionarios. Se sirvió un menú modesto pero propio del acto. Ofreció la manifestación, en un discurso elocuente, el compañero Garay, haciéndome ver que los demócratas de Santa Luisa me profesaban su cariño sincero en virtud de haber afrontando las persecuciones por servir el ideal obrero. El discurso de Garay, interrumpido a cada instante por los aplausos, fue una pieza tierna, llena de conceptos delicados, de recuerdos enternecedores por mi pasado, de notas enérgicas por las esperanzas del porvenir. Le siguieron en el uso de la palabra, el compañero Rivero, y Domingo González, también con hermosas expresiones enalteciendo el ideal de la democracia. Enseguida usé de la palabra agradeciendo la demostración de cariño de mis hermanos y expresando la manifiesta necesidad de estrechar cada día más la unión de los hombres que sufren las consecuencias de la desigualdad social. Mis palabras fueron recibidas con gran regocijo. Después hablaron Moisés Guardia, David Ahumada y algunos compañeros. Por fin, a las 10 de la noche, se dio por terminada la manifestación por el correligionario Garay. Nos retiramos al descanso y, al día siguiente, regresamos a Taltal con la impresión más satisfactoria.

236Los trabajadores de la provincia de Antofagasta están dando en la actualidad la nota más alta de la fraternidad. En la noche del viernes asistimos en el puerto a una asamblea del Partido, en la que hubo mucho entusiasmo al saber el éxito de Santa Luisa. El sábado 11 tomé el vapor con rumbo a Valparaíso. L Salud y agitación.

Luis E. Recabarren S.
Valparaíso, noviembre 25 de 1905

El Proletario, Tocopilla, 5/diciembre/1905

Chañaral, Coquimbo

237El sábado 11, al anochecer, fondeaba el vapor en Chañaral. Al poco rato llegaban tres botes tripulados por un gran número de mancomunales y futuros demócratas. Venían a saludarme e invitarme a tierra, Luis E. Gorigoitía, Elías Segundo Arenas, Eugenio Segundo Pessini, Juan Olmo y tantos otros. Venían llenos de entusiasmo a mi encuentro.

238Bajamos a tierra dirigiéndonos al salón de la Mancomunal. Había una concurrencia que no bajaría de 200 personas. Hablamos Gorigoitía, Arenas yo y otros compañeros. Discursos entusiastas, enérgicos, impregnados de entusiasmo para proseguir en el camino de la gran redención social que llevará a los pueblos por el camino de su redención, de su regeneración y de su felicidad. A las 10 de la noche me despedían a bordo innumerables compañeros, arrancándome la promesa de quedarme entre ellos a la vuelta, algunos días, para contribuir a la fundación del Partido Demócrata.

239El lunes 13, a las 10 de la mañana, fondeamos en Coquimbo. A los pocos momentos llegaba Gentoso, Gómez y otros compañeros de Coquimbo, siendo seguidos de Oyaneder, presidente de la Mancomunal de La Serena; Vargas, Secretario, y muchos otros compañeros que habían sido comisionados por aquella Mancomunal para pasar a Saludarme. Bajamos a tierra, estuvimos un momento en el salón mancomunal. Enseguida nos dirigimos a un hotel en donde los compañeros me tenían preparado un almuerzo que fue ofrecido por el compañero Benjamín Barrios a nombre de los mancomunales de Serena y Coquimbo como una demostración de cariño y fraternidad.

240Breves momentos después nos dirigimos a Guayacán. Aquí aun que es un feudo burgués, los mancomunales tienen muy bien instalado su salón de reuniones. Después un gran número de amigos fue a despedirme a bordo, arrancándome, como en Chañaral, el compromiso de quedarme, a la vuelta, algunos días para visitar Serena, Ovalle, Vicuña y otros pueblos.

241El martes llegué a Valparaíso lleno mi corazón de entusiasmo. He visto que de Tocopilla a Coquimbo toda la masa obrera se mueve al impulso de un sublime sentimiento: la conquista del porvenir. Salud y agitación.

Luis E. Recabarren S.

Notas

1 En la época, gobernador de Tocopilla

2 Recabarren debió aludir a Georges Etiévant, anarquista francés

3 Las instituciones invitadas son: Sociedad de Socorros Mutuos, Unión Marítima, Unión Minera, Unión de Señoras, Cuerpo de Bomberos

M9 Gafas 6039 PLD Sol de S X 807 Polaroid nAqPpTwnO M9 Gafas 6039 PLD Sol de S X 807 Polaroid nAqPpTwnO M9 Gafas 6039 PLD Sol de S X 807 Polaroid nAqPpTwnO M9 Gafas 6039 PLD Sol de S X 807 Polaroid nAqPpTwnO
4228 Black RB Ban Shiny Sonnenbrille Ray wYSZT
Este sitio utiliza cookies y recopila algunos datos personales.
Para más información, por favor, consulta nuestra política de privacidad (actualizada el 25 de junio de 2018).
Al acceder a este sitio, aceptas el uso de cookies.
Salir
M9 S PLD X 807 Gafas 6039 de Sol Polaroid